El cine mexicano de luto, muere la actriz Columba Domínguez  

Notimex

México, D.F. 14 agosto 2014.- La actriz Columba Domínguez falleció alrededor de las 20:30 horas de este miércoles en el Hospital Angeles Santelena.

Personal del nosocomio señaló que las causas del fallecimiento fueron reservadas. El cuerpo será trasladado a la Funeraria Gayosso Félix Cuevas durante las primeras horas de este jueves.

Columba Domínguez Adalid, nació en Guaymas, Sonora, un 4 de marzo de 1929, y fue figura importante de la Época de Oro del Cine Mexicano, así como una musa del director cinematográfico Emilio Fernández.

Es recordada particularmente por su actuación en la cinta “Pueblerina” de 1949, considerada una de las joyas del Cine Mexicano.

“Al morir Columba Domínguez se muere algo más que una actriz, ella era un símbolo de la mexicanidad ante el mundo”, dijo el cineasta Roberto Fiesco.
“Ella era la última representante de una época de oro, que muere también con ella, aquella que construyó la idea de la indígena llena de dignidad, hieratismo, fortaleza, pero sobre todo belleza”, añadió el cineasta.

En entrevista telefónica desde Bogotá, Colombia, el realizador señaló: “Tuve la dicha de trabajar con ella tres veces, dos como productor y una como director, y no he visto jamás a una actriz más disciplinada y más llena de vida cuando escuchaba ´corre cámara´”.

Con profunda tristeza, Fiesco recordó que cuando filmaron Paloma, “Columba fumaba muchísimo y eso la llevó a tener un problema con la maquillista, quien era muy estricta y le prohibió hacerlo en su zona de trabajo mientras la maquillaba”.

Columba, por supuesto, se enojó y le dijo: “No sé si sepas quién soy yo, pero afortunadamente yo no sé quién eres tú. Y después de escuchar eso, la maquillista la dejo fumar”, agregó el también productor.

Roberto expuso: “A Jorge Pérez Solano, director de Espiral, y a mí se nos ocurrió rendir un homenaje a una de aquellas actrices del cine que nos había formado y no dudamos un momento en buscar a Columba para que actuara en Espiral.

Pérez Solano y Roberto Fiesco son egresados del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC).

“Y fue Elvira Richards, la directora de casting, quien logró el milagro”. Cuenta que llamó varias veces a casa de Columba y una mujer –que se decía su hermana– le contestaba que no estaba en casa, que había salido y así lo hizo varias veces.

El cineasta comentó que hasta que, con sagacidad, Elvira fue contándole a la ‘hermana’ lo que deseaban.

“Le dijimos que queríamos que actuara en una película de la UNAM, y esa misma voz del otro lado del teléfono contestó en una de tantas llamadas que ella era Columba Domínguez, como si nadie se hubiera dado cuenta de su engaño”.

“Como una niña pequeña ella se reía mucho de su propia travesura. Cuando le llegó el guión y vio que su papel era muy pequeño me dijo que quería que le escribiéramos más escenas”, comentó.

Ante la inminente rodaje, explicó que Jorge le dijo “hazlas tú” y contestó “Bueno, pero voy a hacer un corto, mejor.

“Le llamé entonces a Julián (Hernández), pues él se sabía de memoria las películas de El Indio Fernández y escribió la historia de Paloma en tres días, como una prolongación de aquel personaje de Pueblerina 60 años después”, continuó.

Finalmente, Fiesco se congratuló que la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de México le haya entregado a Columba el Ariel de Oro, como reconocimiento a su trayectoria, y “lamentablemente jamás pudo regresar a la casa de ´El Indio’ Fernández, en Coyoacán, en la ciudad de México, como fue su deseo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.