Se cumplen 135 años de la muerte de Alexander von Humboldt

Notimex

México., 5 de mayo de 2015.- Contra su voluntad, Alexander von Humboldt estudió Cameralística, que incluía una gama de conocimientos genéricos, sin imaginar que las nociones generales que le aportarían le iban a ser vitales para convertirse en un insigne explorador a quien se recuerda como Padre de la Geografía Moderna.

A lo largo de sus viajes habría de recopilar una enorme cantidad de información, sobre todo en el terreno de las Ciencias Naturales, que hoy hacen que más de 400 instituciones de educación superior, especies de animales y vegetales, localidades y ciudades lleven su nombre.

A 135 años de su muerte, se le recuerda como un hombre con gran curiosidad científica que supo ir más allá de lo evidente.

Alexander Friedrich Henrich von Humboldt nació el 14 de septiembre de l769 en Berlín, Alemania, en el seno de una familia conformada por Holwede von Humboldt y Marie Elizabeth Colomb y murió el 6 de mayo de 1859.

Según sus biógrafos, sus primeros estudios los cursó en Berlín y en el castillo de Tegel, propiedad de su padre. Tras estudiar Cameralística se matriculó en la Universidad de Frankfurt del Oder, donde estudió Ciencias administrativas, y en 1791, en la Academia de Minería de Freiberg, como discípulo de mineralogía de Gotlob Werner.

Por su cuenta también hizo estudios sobre los más variados temas: botánica, magnetismo, química, fisiología y español. Como hombre de ciencia alcanzó prestigio inigualado y su presencia fue reclamada por casi todos los soberanos de Europa. Con Georg Forster visitó Inglaterra, Bélgica, Holanda y Francia, en 1790.

En 1799 obtuvo autorización del rey de España para su expedición a América del Sur, lo que lo llevó a recorrer el curso del Río Orinoco y descubrió su unión con el Amazonas; escaló el Pichincha y el Chimborazo; en el puerto del Callao observó el tránsito de Mercurio.

Más adelante tuvo la oportunidad de conocer a Georg Forster, compañero de Cook en el segundo viaje que realizó alrededor del mundo, y se entusiasmó al escuchar las descripciones que hacía de las islas del Mar del Sur, lo que influyó en su naciente vocación de viajero y geógrafo.

En Francia conoció a Aimé Bonpland, quien sería su compañero en muchos de viajes. En su compañía visitó España, país que en parte recorrieron a pie, y donde Humboldt obtuvo permiso de Carlos IV para visitar «sus posesiones» en América.

Humboldt visitó América entre 1799 y 1804, empezando por Venezuela, país que recorrió durante 16 meses. Después de una estancia de varios meses en Cuba, volvió al continente en 1801, para iniciar una exhaustiva expedición por ríos, cumbres y valles.

Así, subiendo y bajando, caminando muchas veces o navegando ríos, viajó hacia el Pacífico, a través de Colombia, Perú y Ecuador, hasta llegar al Callao, Perú.

El 22 de marzo de 1803 llegó al Puerto de Acapulco, donde inició el primero de sus viajes de estudios en México, donde realizó varias observaciones termobarométricas.

Determinó longitudes y latitudes de muchísimos puntos, efectuó estudios geológicos y mineralógicos, y según su costumbre, hizo múltiples anotaciones sobre la flora y la fauna de las diversas regiones.

Asimismo realizó numerosas giras cortas por el Valle de México; una de ellas en compañía del virrey José de Iturrigaray, al túnel de Nochistongo.

Durante su estancia en México desarrolló en el Colegio de Minería, dibujos sobre diversos asuntos, análisis, ensayos, clasificaciones, cálculos y demás trabajos de gabinete relacionados con sus observaciones previas.

Humboldt redactó para uso del alumnado una introducción a la Pasigrafía geológica, misma que fue editada en 1805, como parte de los Elementos de Orictognosia. Además de vender al Colegio de Minería parte de sus instrumentos .

Con sus viajes y observaciones posteriores en Asia Central, Humboldt contribuyó al desarrollo de la climatología, la biogeografía, la vulcanografía y el magnetismo terrestre.

Como resultado de sus viajes, Alexander von Humboldt escribió numerosos volúmenes en que registra sus observaciones, mediciones e investigaciones y conforman una síntesis de todas las ciencias conocidas entonces, entre los que destaca Kosmos (4 volúmenes 1845-1858 y uno más en 1862).

 

Estudiosos de su obra señalan que en Ensayo sobre la geografía de las plantas, Humboldt reúne una colección de observaciones astronómicas; Colección de Observaciones de Zoología y Anatomía comparadas (en colaboración con Cuvier, Valenciennes, Latreielle y Gay-Lussac) y Fragmentos de geología y climatología asiáticas.

Todos estos trabajos realizados en México y en toda América fueron divulgados a través de Europa a todo el mundo científico en su libro Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente, publicación que comenzó en 1807 y concluyó en 1834, y constituye uno de los monumentos de la ciencia geográfica.

Se atribuyen a Humboldt la invención de términos como isodinámicas, isotermas, isoclinas, jurásico y tempestad magnética.

También se le considera el iniciador de la geografía física y la geofísica y la sismología. El demostró que no puede haber conocimiento científico sin experimentación verificable. Sin olvidar que muchos de sus contemporáneos atribuyen a él la frase con la que calificó al Valle de México como «La región más transparente».

Alexander Von Humboldt, naturista, geólogo, mineralista, astrónomo, sismólogo, vulcanista, demógrafo y explorador, llamado en su época «el Aristóteles moderno», debido a sus profundos conocimientos en todos los ramos del humano, murió el 6 de mayo de 1880 en Berlín, Alemania.

Charles Darwin, Johann Wolfgang von Goethe, Friedrich Schiller, Simón Bolívar, José de la Luz y Caballero, Napoleón Bonaparte, Claude Louis Berthollet, Thomas Jefferson y Emil Du Bois-Reymond, fueron algunos de sus contemporáneos que reconocieron sus méritos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.