Huaracheria: oficio que da a Ejutla ‘pies ligeros’

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 6 de julio de 2015.- Durante 80 años, los huaraches que elabora don Alejandro Audelo, un hombre curtido al trabajo, han hecho de Ejutla, un municipio de “pies ligeros”.

La huarachería la aprendió desde niño, un oficio heredado de su padre, quien por muchos años calzó a la localidad y ahora, desde ese taller en donde el tiempo se detuvo, don Audelo calza a bailarinas y bailarines de la Guelaguetza.

El diseño es poco usual, el huarache que forma parte de la indumentaria original, es conocido como Pata de Gallo.

El taller se ubica en el barrio El Arroyo, nombre asignado por estar precisamente dentro del cauce. Los escalones que dan por la puerta a la calle frente a todas las viviendas, confirman que sobre esta ruta sigue transitando el agua en temporada de lluvia.

Foto: Noticiasnet

Don Audelo, quien este año cumplirá 98 años de edad, toma su bastó y camina hacia aquel espacio que huele a piel curtida y madera. El hombre se acomoda en una silla para empezar a narrar, pero no tarda más de cinco minutos y se pone de pie para explicar el proceso de la elaboración del calzado.

“Inicié cuando tenía 18 años y lo he hecho hasta la fecha. Esto ya es de práctica, al principio se dificulta, pero después ya es fácil”

Aún con la poca vista que conserva, don Audelo toma una cuchilla y saca tiras de piel que dan forma al huarache, el primer paso, explica, es rayar las plantas, es decir marcar las suelas para dar forma y posteriormente cortar.

Cada suela es tomada por un molde de madera en forma de pie de distintos tamaños números, desde los más pequeños, hasta los grandes, todos formados en un orden específico y armónico en el taller.

Lo más difícil, precisa, es cortar y rebajar la correa, la baqueta –como se conoce a la piel del toro- por lo regular mide 2.30 o 2.50 metros, la materia prima es pesada y muy dura. Las manos de don Audelo toman una cuchilla y comienzan a cortar tiras, con las que forma el huarache de “pata de gallo”.

El calzado es elaborado de manera tradicional y aunque no es muy cómodo e incluso llega a causar llagas en quienes lo utilizan, es parte esencial de la vestimenta para el Jarabe ejuteco.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.