Padecer Crohn y CUCI genera ‘miedo a comer’

Notimex

México., 12 de octubre de 2015.- Perder el miedo a comer puede sonar fácil para la mayoría, pero para los que sufren de la enfermedad de Crohn y CUCI (Colitis Ulcerativa Crónica Inespecífica) genera todo un reto día a día.

Tener un pronto diagnóstico del padecimiento que afecta, según estimaciones, a unas 160 mil personas en el país y cuatro millones en el mundo, principalmente en Norteamérica y Europa, es lo ideal en esta y cualquier enfermedad, pero incluso llega a ser novedoso para los médicos, señaló Maricruz Martínez Gerard.

La cofundadora de Vivir con Crohn y CUCI refirió que la rara enfermedad incapacita por completo a los que la padecen, ya que produce fuertes diarreas, dolor crónico tipo cólico en el abdomen inferior y pérdida de peso.

Además de fiebre con sudoraciones nocturnas y en casos más graves sangrado en las evacuaciones (visible e invisible), vomito, imposibilidad para evacuar o canalizar gases y distensión abdominal, por lo que puede ser fácilmente confundido con otras enfermedades.

La también paciente de la enfermedad de CUCI señala que comer genera un miedo constante al paciente, porque cualquier reacción al alimento resulta en una crisis que, incluso, pueden llegar a durar meses.

“Una persona que vive con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), todo el tiempo está preocupada por qué va a comer y por el temor de saber si su organismo tolerará ciertos alimentos, o bien, si éstos pudieran llegar a agravar su situación clínica”, subrayó.

Por su parte, la gastroenteróloga Rosa María Miranda, perteneciente a la Asociación Mexicana de Gastroenterología, describió que ambas son enfermedades inflamatorias crónicas del intestino con formación de úlceras.

Explicó además que en el caso del CUCI, involucra solo al intestino grueso, y en la enfermedad de Crohn la afección puede ser en cualquier punto del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano.

Las enfermedades de características autoinmunes son muy raras en el país, con igual tendencia a presentarse en hombres y mujeres, generalmente entre los 15 y 25 años o entre los 55 y 65 años.

Refirió que para el diagnóstico se requiere de estudios como colonoscopia con toma de biopsia, tránsito intestinal y colon por enema, y debe corroborarse con un estudio histopatológico para dar un tratamiento adecuado a cada paciente, ya que cada caso es diferente.

Las complicaciones pueden llegar a sangrados o hemorragias, perforación con peritonitis, obstrucción intestinal, formaciones de fístulas y hasta cáncer de colon si no se llevan a cabo las indicaciones adecuadas.

Así, como parte del movimiento “Saborea tu vida, juntos contra la enfermedad de Crohn y CUCI”, la fundación realizó un “mano a mano” entre los chefs Many Muñoz y Eduardo Morali, con el objetivo de elaborar platillos basados en un recetario para pacientes con EII.

Y es que a pesar de que las enfermedades limitan la ingesta de alimentos, las recetas demostraron que aún a pesar de vivir con estos padecimientos, sí es posible recuperar el gusto por saborear una gran variedad de alimentos.

Existen factores propios de la enfermedad de Crohn y CUCI que intervienen en el metabolismo y en la asimilación de diferentes nutrimentos.

De esta manera, cada paciente debe poner especial atención en el tipo de alimentación que lleva, la cual será personalizada en función a su peso, talla, edad, actividad física y actividad de la enfermedad, para lo cual deben consultar a un especialista.

Contar con un diagnóstico oportuno y un estricto cuidado de la dieta, son aspectos fundamentales para el tratamiento de estas enfermedades que, si bien, no son curables, sí se pueden controlar a manera de que el paciente pueda continuar con su estilo de vida.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.