Veneran a la virgen de Juquila en Centro Histórico de la capital

 Maira Ricárdez

Oaxaca, Oax. 08 de diciembre de 2015. Por primer año, este 08 de diciembre, vecinas y vecinos del Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca y particularmente de la zona del Jardín Conzatti, se congregaron en la plazuela principal del jardín Conzatti en una celebración religiosa en honor a la Virgen de la Concepción, mejor conocida como la Virgen de Juquila, una de las más veneradas en todo Latinoamérica que recibe al año 2.5 millones de visitantes en promedio.  

En punto de las 8 de la mañana sonaron los acordes de la banda de viento que acompañaron a la venerada imagen desde su recinto en la iglesia del Carmen Alto a la plazuela del jardín Conzatti, donde el Padre Lorenzo Faneli, titular de la citada iglesia celebró la misa.    

La intercesión de la virgen mueve los corazones recordó el sacerdote y quien pide con fe ante ella, ella intercede ante su hijo para obtener lo que tanto necesita.

Historia:

Corría el año de 1633 cuando llegó el invierno, los indios pusieron fuego a la hierba seca del monte, para lograr en la primavera pasto verde para los ganados, esa vez, el fuego cundió rápidamente y con el viento, muy en breve hizo presa de los jacales de Amialtepec, los habitantes huyeron y desde un crestón cercano de su montaña vieron sus casas devoradas por las llamas, y el templo mismo en donde estaba la imagen de la virgen; por el voraz incendio, templos y casas desaparecieron.

Pasado el peligro y repuestos los moradores del susto, al volver sobre el ennegrecido suelo para recoger lo que de sus cosas hubiese quedado, vieron con sorpresa que era en efecto un montón de cenizas, pero que sobre esta quedaba entera, con sus vestidos intactos y aunque ligeramente ahumada, la imagen de María.

El padre, Nicolás Arrazola, persona docta que escribió sobre el caso, dice que el hecho es auténtico y en comprobación de él cita los párrocos de aquel lugar, Escudero, y Casaus; a los señores Patricio Carmona José, Santos Ofendi y Antonio Ayuro; ellos presenciaron el acontecimiento y unánimes lo expusieron como se ha referido, bajo la fe del juramento, en el expediente que se instruyó al efecto como constan los documentos antiguos.

Aquel suceso causó viva sensación en Oaxaca, Muchos de los vecinos de esta ciudad, de los pueblos inmediatos y aún de las más lejanas montañas de Oaxaca, desde luego se pusieron en marcha hacia el pueblo de Amialtepec, resueltos a ver por sí mismos las señales del prodigio que se contaba, desde entonces comenzó para continuar hasta nuestros días la anual peregrinación de los oaxaqueños que desde fines de noviembre salen de todas partes a millares, dirigiendo sus pasos al pueblo de Juquila, llevando en su corazón la fe por la sagrada imagen.



No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.