Declara legislativo patrimonio cultural vestimentas de pueblos indígenas 

Patricia Briseño 

Oaxaca, Oax. 08 de marzo Los diseños textiles, huipiles y trajes regionales característicos de las comunidades de pueblos indígenas reconocidos en la Constitución local son parte del Patrimonio Cultural e Inmaterial de Oaxaca, por decreto del Congreso del estado.

El punto de acuerdo también incluye las artesanías que en ellas se producen, así como las lenguas habladas por dichas poblaciones, comentó el diputado y presidente de la Comisión Permanente de Asuntos Indígenas, Alejandro Martínez Ramírez.

El  dictamen aprobado por unanimidad establece que “los pueblos y comunidades indígenas tienen derecho social a mantener, desarrollar, preservar y proteger sus propias identidades y los elementos que lo conforman”.

“Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”.

En dicho documento, se establece que las autoridades constitucionales y sociedad civil están facultadas para  la generación de mecanismos pertinentes en coordinación con los pueblos y comunidades, para la protección de cada uno de los elementos.

 El dictamen aprobado por mayoría tiene como antecedente, la iniciativa

de Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas para la Protección del Conocimiento Colectivo, presentada por Martínez Ramírez,  en abril de  2015.

En la exposición de motivos, el dictamen refiere que la expresión “Patrimonio Cultural” ha cambiado en las últimas décadas; debido en parte a los instrumentos elaborados por la UNESCO. 

Refiere que el patrimonio cultural no se limita a monumentos, sino que  comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas y transmitidas a las nuevas generaciones, como tradiciones orales, artes del espectáculo, actos festivos y saberes y técnicas vinculadas a la artesanía tradicional.

Lo anterior, requiere de las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial (salvaguardia), comprendidas la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión – básicamente a través de la enseñanza formal y no formal- y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos.

En los antecedentes que dieron origen a la declaratoria, se indica que en julio de 2015, una diseñadora francesa, presentó como propia una blusa tradicional de la comunidad de Santa María Tlahuitoltepec, zona Mixe, de la Sierra Norte, con ello se inició un juicio para defender los derechos de la prenda a través de una empresa que pretende obtener la patente del diseño tradicional y así comenzar la explotación comercial del bordado.

A partir de entonces, las Comisiones Permanentes Unidas de Asuntos Indígenas y de Cultura, propusieron generar un tratamiento prioritario en los programas de conservación, protección, investigación, catalogación, revaloración, difusión, intervención, custodia y rehabilitación de la riqueza cultural de los textiles, vestidos, trajes, lengua, ritos, danzas, entre otros elementos culturales.

Sin embargo, el secretario de Asuntos Indígenas, Adelfo Regino Montes consideró el decreto como insufiente, a partir de que se trata de un punto acuerdo que no es vinculante, y retarda la aprobación de la Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanos, y las reformas a la Constitución, en la congeladora del Poder legislativo local, hace dos años.

“Lo que se requiere en Oaxaca es reformar la Constitución, para  proteger la propiedad intelectual colectiva de los pueblos indígenas con relación a su patrimonio cultural  material e inmaterial; y posteriormente, una legislación en la materia.”

A su vez, a nivel federal, se necesita reformar las leyes de propiedad industrial y la ley de derechos de autor», para después pasar  al reconocimiento de la propiedad colectiva de los pueblos.

IMG_1434-2

En junio del año pasado, autoridades municipales de Tlahuitoltepec, con el respaldo de su pueblo,  se pronunciaron contra toda institución o empresa  nacional e internacional  que con fines de lucro se apropiara de elementos culturales de esta comunidad mixe.

A la vez que demandaron a la diseñadora francesa Isabel Marant reconocer públicamente el uso y explotación comercial del diseño de origen mixe, evidenciado a través de redes sociales en enero de 2015, y detener  la producción bajo su firma pues “el diseño textil, es un patrimonio colectivo que representa la identidad de un pueblo ayuuk.”

Asimismo argumentaron que los textiles son un registro de la vida, y reflejan la cosmovisión de los pueblos.

La blusa de Tlahuitoltepec  no restringe su variación en cuanto al diseño, confección, uso o aplicación, pues  “ilustra la tradición viva”  de estas  comunidades.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.