Disminuye consumo de refrescos por nuevos impuestos

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. A raíz de los nuevos impuestos a las bebidas azucaradas y refrescos, su consumo en México disminuyó, principalmente entre la población con menos recursos, revelaron estudios sobre el tema.

Durante la rueda de prensa «El impacto del impuesto a las bebidas azucaradas en México», organizada por el Senado de la República, se presentaron tres estudios que coinciden en que en 2014 se redujo de 3.0 a 6.0 por ciento la compra de bebidas azucaradas.

Los trabajos fueron del Instituto Nacional de Salud Pública, el Instituto Tecnológico Autónomo de México y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, Arantxa Colchero, expuso que la disminución en el consumo de refrescos tras la imposición del impuesto de un peso por litro infirió en un mayor beneficio para la población de menores ingresos.

Explicó que lo anterior, por ser este sector el que se ve mayormente afectado por los gastos en salud generados por las enfermedades relacionadas por el consumo de estas bebidas, tales como diabetes, males cardiovasculares y otras.

«En 2014 hubo una reducción de 6.0 por ciento en las compras de estas bebidas, comparado con lo que hubiera sucedido si no hubiera habido impuesto. Y esta disminución alcanzó un 12 por ciento en diciembre de 2014.

«Encontramos que en 2014 los hogares urbanos compraron en promedio 4.2 litros menos de bebidas con impuesto, La mayor reducción de bebidas con impuesto fueron en el grupo de nivel socio-económico más bajo», expuso.

Agregó que «en ese grupo la reducción fue de 9.0 por ciento y alcanzó en diciembre 17 por ciento, los pobres redujeron más el consumo de bebidas azucaradas».

En el nivel medio, el consumo se redujo en 5.6 por ciento y los más ricos en 5.5 en promedio, expuso la especialista.

La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas captó en 2014 18 millones 254 mil 900 pesos, y en el primer trimestre de 2015 reportó 15 millones 639 mil 300 pesos.

Los estudios proponen elevar de uno a dos pesos el gravamen que aplica a los refrescos, a fin de lograr una disminución de 20 litros per capita, una reducción de la obesidad en 2.0 por ciento, ahorros directos de atención por sobrepeso y obesidad en 13 mil millones de pesos.

Además, se prevendrían un millón 275 mil casos de diabetes, habría ahorros por casos prevenidos de diabetes por 50.9 mil millones de pesos y un monto de recaudación por 36 mil millones de pesos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.