Rocío Flores

OAXACA, Oax.  El río Atoyac es un espacio natural y cultural que forma parte de la identidad de los habitantes de Oaxaca. El costo de no sanearlo de manera integral puede ser catastrófico, según la abogada Liliana López  Miguel, presidenta de la asociación Juntos rescatando el río Atoyac.

López  Miguel cuenta que después de nueve días, el municipio retiró más de ocho mil toneladas de basura que fueron acumuladas en las riberas del río Atoyac, en inmediaciones de la Central de Abasto;  lo que sigue, dijo, es un estudio de impacto ambiental que determine la condición actual del subsuelo y del agua.

La abogada explica que una de las afectaciones a la salud más visibles, por la contaminación del afluente y  la basura en ese lugar, es la presencia los mosquitos que pueden ser trasmisores del dengue.

“Nos traen campañas de descacharrización en las casas, pero se les olvida los miles de litros de aguas negras que pasan por el río diariamente y que provocan criaderos de mosquitos”.

La abogada, especialista en derecho ambiental, señala que por parte del colectivo solicitarán un estudio  de impacto ambiental a instituciones como el CIDDIR y la UNAM; sin embargo, apunta, son las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Ecología municipal, la Secretaría de Energía y Medio Ambiente de estado (Semadeso), y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), las que están obligadas a realizar este estudio.

«La Profepa está por entregarnos un resultado de las condiciones del subsuelo que dejó la basura, además debe hacer un estudio del agua», detalla.

En tanto, el gobierno capitalino informó este lunes que además del retiro de las toneladas de basura, se levantaron 20 centímetros de tierra que está siendo acarreada al basurero municipal.

En un comunicado el presidente municipal aseguró que esta situación no representó un problema de contaminación, toda vez que no hubo registro de lixiviados por la acumulación de los desechos depositados ahí durante más de una semana, a partir del cierre del basurero municipal.

Liliana López  Miguel opina que este estudio de impacto que presuntamente realizó el municipio debe ser confirmado, pues fue hecho por las mismas autoridades capitalinas.

Mientras tanto exhortó a las autoridades de todos los niveles de gobierno a detener las descargas de aguas negras. Dijo que si este problema no se detiene, de nada servirá una reforestación o limpia, porque los mantos acuíferos seguirán contaminados y la salud de los habitantes seguirá en permanente riesgo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.