Ilustración: Internet

*Un científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), desarrolla un sistema para reducir la vulnerabilidad estructural ante los efectos de un movimiento telúrico.

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. Desde hace cinco años, el jefe del Departamento de Control Automático del Cinvestav, Wen Yu Liu, trabaja en una alternativa innovadora basada en un sistema de control activo de tampers, mediante un método de contrapesos instalado en la parte superior del edificio.

El sistema está basado en un algoritmo avanzado de control automático, que permite reducir de 60 a 80 por ciento la vibración y soportar sismos de mayor magnitud (9 grados), y desplazamiento (50 centímetros), informó UNAM Global.

La tecnología consiste en colocar sensores del tamaño de un celular en cada piso de la edificación, además de un contrapeso en la parte superior encargado de estabilizar la estructura del inmueble absorbiendo y disipando la energía de acuerdo a la intensidad del sismo.

Una de las ventajas que presenta el método de Wen Yu Liu, es que no se necesitan realizar cambios en las construcciones, por lo que puede instalarse en edificios terminados.

“Lo que hace primero es medir el movimiento de cada piso y enviar la información a la computadora para que calcule cuánto movimiento de tamper (contrapeso) colocado en el techo debe equilibrar”, apuntó el investigador.

El único inconveniente que presentaba el sistema es que necesitaba de energía eléctrica para su funcionamiento, lo cual limitó su uso a nivel mundial en edificios, pues en algunos terremotos de gran intensidad es necesario cortar el suministro.

Sin embargo, en la actualidad y al igual que un celular, cada sensor cuenta con una batería eléctrica y un respaldo tipo no-break para la computadora.

El sistema del investigador ha sido probado a nivel laboratorio en estructuras rígidas y flexibles para verificar la efectividad de los algoritmos que manejan el sistema de control automático.

Además, se han realizado estudios en los que se inhabilitan algunos sensores, sin que el sistema presente afectaciones.

De acuerdo con el investigador, construir edificios más seguros mediante el uso de ciencia y tecnología es una buena opción, pero en caso de presentarse un sismo, existen dos factores que afectan cualquier edificación, movimiento trepidatorio y duración, pues no importa la intensidad si el tiempo de vibración es prolongado.

Hasta el momento, los terremotos no pueden evitarse ni pronosticarse con mucha antelación, pero se pueden implementar medidas preventivas a fin de reducir los riesgos potenciales, apuntó Wen Yu Liu.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.