La periodista habla sobre impunidad en asesinatos

*La Corte define este 15 de noviembre si concede amparo para reglamentar la publicidad oficial

Rocío Flores

OAXACA, Oax.  “¿A quién más hay que matar para que las estructuras del país y la sociedad exija que esto no avance más?  ¿en qué momento las autoridades van a actuar?, dijo la periodista mexicana Carmen Aristegui en Oaxaca, al inicio de esta semana, después de recordar al cofundador del semanario Río Doce, Javier Valdez, que hoy cumple seis meses de haber sido asesinado.

El 15 de mayo, sujetos a bordo de un automóvil dispararon 12 veces contra Valdez. Dos meses antes asesinaron en Chihuahua a la corresponsal del diario La Jornada, Miroslava Beach, cuando salía de su domicilio.

Ambos periodistas investigaban en Sinaloa y Chihuahua sobre el narcotráfico y la relación con las autoridades. “Fueron asesinados precisamente por lo que revelaban”, señaló la también articulista del diario nacional Reforma.

“El Periodismo es una tarea fascinante y compleja, pero al hablar de esa labor es necesario detenernos a revisar lo que representa para muchos colegas ejercerla”, respondió al corresponsal de la revista Proceso, Pedro Matías en una charla entrevista, ante cientos de personas, mayoritariamente mujeres y jóvenes.

Mencionó también a Patricia Mayorga, corresponsal de Proceso en Chihuahua, quien salió del país precisamente porque investigaba temas de narcotráfico.

“No podemos estar como si nada en este lugar sin decir que este país no puede tolerar más asesinatos”. Aristegui se sumó a la denuncia de muchas reporteras y reporteros en México, sobre la impunidad en la que permanecen los más de 100 asesinatos que se han registrado en la última década.

“No se puede tolerar más… la muerte de un periodista es la muerte de la sociedad”,  destacó.

Por su actitud abierta hacia temas habitualmente no abordados, y después de la investigación de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, en julio de 2016 declaró ser víctima de acoso y persecución judicial.

Crítica de los gobiernos y de políticos, la conductora de CNN y Aristegui Noticias dijo que no se les puede reclamar a los periodistas que dejan de hablar.

“Si a alguien hay que reclamar es justamente a los gobiernos, por el dinero que corre en las direcciones de los periódicos”.

Argumentó que el gasto en publicidad oficial del gobierno federal del 2013 hasta el primer semestre del 2017 asciende a 37 mil 725 millones de pesos y  según estimaciones de Paulina Castaño, investigadora de Fundar, llegaría a 60 mil millones de pesos para fin de sexenio.

“Es un gasto espectacular y es inconstitucional,”, aseguró la comunicadora.

La cifra según Fundar, serviría para la reconstrucción de las zonas devastadas por los sismos en México, la cual tendrá un costo de más de 38 mil millones de pesos.

“Este gasto discrecional ha afectado el desarrollo de los medios de comunicación en el país, en todos los niveles, municipal, estatal y nacional”, aseguró Aristegui en el cierre de la Feria Internacional del Libro, el domingo pasado.

Hoy, la  Suprema Corte de Justicia define si concede el amparo a la organización Artículo 19 para que el Congreso federal cumpla con el mandato constitucional de legislar y transparentar a la población cómo se definen y reparten los recursos públicos para la comunicación social de todos los gobiernos.

En opinión de Carmen Aristegui,  si se reglamenta el recurso destinado a la publicidad la situación podría cambiar para el Periodismo, una profesión en la que hasta hoy, “parece no haber fronteras para elegir a quién callar o matar”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.