Notimex

MÉXICO.- Sus innovaciones armónicas, que cambiaron la música del siglo XX, hicieron de Claude Debussy, un músico importante del romanticismo, por lo que es recordado en el centenario de su muerte.

Su moderno sistema armónico y la estructura musical que realizó, expresan en muchos aspectos los ideales que los pintores y escritores impresionistas y simbolistas aspiraban.

Claude Debussy nació el 22 de agosto de 1862 en Saint-Germain-en-Laye y desde los nueve años encontró una fascinación por la música, en especial el piano, instrumento en el que se desarrolló de la mano de Madame Maute de Fleurville, conocida del compositor Frédéric Chopin (1810-1849).

A los 10 años, el joven músico llegó al conservatorio de París, en Francia, y tras su formación viajó a Florencia y Venecia, en Italia; Viena, en Austria, y Moscú, en Rusia, como músico privado de Nadejda von Meck (1831-1894), según información en El poder de la palabra «epdlp.com».

Su primer estilo fue marcado por una decepción amorosa proveniente de uno de sus viajes de verano, pues tras ser cautivado por la esposa de un arquitecto, Blanche Vasnier, creó muchas de sus desgarradoras primeras obras.

Con su cantata «El niño prodigio» (L’prodigue Enfant) logró hacerse del Gran Premio de Roma en 1884, reconocimiento que le otorgó una estancia en la Villa Medici de Roma para explotar su trabajo creativo.

La influencia musical de Debussy vino por parte de Richard Wagner (1813-1883) y los austriacos Aleksandr Borodin (1833-1887) y Modest Mussorgsky (1839-1881), además de textos de Pierre Bandelaire y Paul Verlaine (1844-1896), y diversos pintores impresionistas.

En 1880 las obras de Debussy ya eran interpretadas frecuentemente, pero el compositor no logró un gran reconocimiento hasta su ópera «Peleas y Melisande» basada en la obra teatral del mismo nombre de Maurice de Maeterlinck (1862-1949).

En ésta plasmó los inicios de la transición musical del siglo XX gracias al abstracismo de la partitura con la obra original, y la extensión o duplicación del ritmo parte fundamental del trato de la melodía, según información en el sitio de la Enciclopedia Británica.

Posteriormente, se dedicó a escribir solamente obras para piano, de las cuales destacan «Estampas», «Imágenes» y varios preludios, donde dio más expresión a los elementos del piano, más allá de su uso como percusión que antes de él era más evidente.

Tuvo una hija fuera del matrimonio y debido a las habladas que existían alrededor de Claude, decidió alejarse e irse a vivir por un tiempo a Eastbourne, donde escribió la suite para piano «Esquina de los niños», dedicada a su hija.

Las creaciones que realizó durante su madurez fueron las pioneras de la música moderna lo cual lo colocó como uno de los compositores más importantes de finales del siglo XIX y principios del XX gracias a sus innovaciones armónicas.

Previo a su muerte creó un alter ego llamado «Monsieur Croche» con quien charló imaginariamente sobre la naturaleza, el arte y la música, entre otras cosas.

El 25 de marzo de 1918 en París, falleció el primer representante musical del impresionismo del siglo XX, Claude Debussy.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.