Notimex

RÍO DE JANEIRO. Los presidentes de Brasil, Michel Temer, y de Colombia, Juan Manuel Santos, se reunirán la próxima para analizar el impacto que en ambos países genera la corriente migratoria venezolana.

Ambos mandatarios se reunirán el martes en la capital brasileña, en el marco de una visita oficial del jefe de Estado colombiano a la nación carioca.

En Colombia se calcula que en los últimos dos años han ingresado más de 500 mil venezolanos, mientras que esa cifra en Brasil se eleva a unos 40 mil, de acuerdo con los últimos datos oficiales.

Santos tiene previsto llegar a la capital brasileña la noche del lunes, pero su agenda oficial solo será desarrollada al día siguiente, cuando será recibido por Temer en el Palacio presidencial de Planalto.

Además de cuestiones comerciales y económicas bilaterales, ambos mandatarios abordarán la situación de Venezuela y, en particular, el impacto que en sus respectivos países ha tenido la fuerte ola migratoria causada por la profunda crisis que vive el país vecino.

Brasil reforzó la presencia militar en su frontera con Venezuela y declaró el «estado de urgencia social» en el Estado de Roraima (norte) para ocuparse de los 40 mil venezolanos que han llegado a la ciudad de Boa Vista.

Las autoridades brasileñas anunciaron además medidas de urgencia para mejorar la protección social, la salud y la seguridad en las localidades donde han llegado los migrantes venezolanos.

Sin embargo, los venezolanos con residencia temporal de dos años en Brasil podrán optar por la permanencia en el país, según una medida administrativa publicada este jueves, que busca dar respuesta a una crisis migratoria, informó el diario local El Nacional.

La nueva orden interministerial introduce además la flexibilización de los trámites de documentación para los indígenas venezolanos que buscan residencia temporal en Brasil y amplía los beneficios de legalización a todos los ciudadanos de ese país, no sólo a quienes entren por tierra.

Los venezolanos que tengan una residencia temporal de dos años podrán pedir tres meses antes de su vencimiento una permanente, siempre y cuando no tengan registros criminales en Brasil y comprueben medios de subsistencia.

Más de 20 mil venezolanos han solicitado refugio en Brasil desde enero de 2017 y, según cálculos oficiales, unos 40 mil viven en Boa Vista, la capital del estado Roraima, fronterizo con Venezuela, país sumergido en una grave crisis económica, social y política.

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), cerca de 100 mil venezolanos que salieron del país pidieron el estatuto de refugiado desde principios de 2017.

Según la agencia de la ONU, desde 2014 se registraron un total de 145 mil  demandas de asilo de venezolanos, un tercio hasta 2016 y los dos tercios restantes el año pasado.

El ACNUR pidió a los países de la región que se muestren «solidarios» con los venezolanos. Además, la agencia advirtió que cada vez más venezolanos, en particular los que viven en el extranjero sin protección jurídica, son «vulnerables» a fenómenos como «la explotación, la trata, la violencia, los abusos sexuales, la discriminación y la xenofobia».

Según el servicio de migraciones de Colombia, cerca de 550 mil venezolanos viven en territorio colombiano legal o ilegalmente, una cifra que debería llegar al millón al final de este semestre.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.