Habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla

*Los habitantes denuncian invasión y control de su manantial y piden intervención de la Fuerza Pública

Rocío Flores

OAXACA, Oax. El derecho humano al agua, tal como fue reconocido por la Naciones Unidas en el año 2010, no es una realidad para todos en México. En la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla en la zona Mixe de Oaxaca, la población carece del vital líquido desde hace once meses.

En mayo de 2017, las autoridades de Ayutla denunciaron la invasión de su territorio por parte de sus vecinos de Tamazulapam del Espíritu Santo, el despojo de viviendas a unas 20 familias y la toma del control del manantial con el que se abastecían del agua más de cinco mil habitantes de ese municipio.

El día 5 de junio de 2017, al tener el control del tanque y la línea de conducción, ordenaron cortar el suministro del vital líquido en la población de San Pedro y San Pablo Ayutla. En esa fecha asesinaron al ciudadano Luis Juan Guadalupe, lesionaron a varias personas y secuestraron a  cuatro mujeres.

Once meses después, la presidenta municipal de Ayutla, Yolanda Pacheco Morales, informa en conferencia de prensa, que la comunidad que representa hizo a un lado sus exigencias de justicia, pero a pesar del diálogo, la concertación y “muchas mesas de trabajo para llegar a un acuerdo y poder volver a usar el agua del manantial, nuevamente fueron objeto de agresión”.

A raíz de estos hechos el gobierno del estado llamó a una mesa de conciliación, presidida por el secretario de gobierno Héctor Anuar Mafud Mafud, quien dijo, no tuvo la capacidad de contener los ánimos los deseos de invasión de Tamazulapam.

17 agosto de 2017 destruyeron la línea de captación y la línea que abastece a la comunidad. Presionados por la falta de agua acudieron nuevamente a una mesa de acuerdos en la que se estableció el 8 de mayo como fecha para reconectar a un tanque provisional, pero autoridades y ciudadanía de Tamazulapam se posesionaron del manantial e impidieron la reconexión. Antes de esa fecha accedían a su manantial para acarrear agua con cubetas y tambos. Sin embargo hoy no se pueden acercar a este lugar.

Pacheco Morales denunció también “la ineficacia o contubernio” del gobierno del estado y el gobierno federal, así como a las autoridades de Conagua y Procuraduría Agraria. En su opinión dichas autoridades no han tenido la capacidad de procurar el abastecimiento de agua y tampoco han solucionado el problema de la invasión de las tierras.

“Lo único que hemos recibido del estado, es la recomendación de interponer una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos”, señaló la autoridad de Ayutla.

Según la presidenta, con esta última acción de impedir el paso, se puede recrudecerla violencia, pues sus vecinos siguen avanzando en la invasión de sus tierras, y temen que las familias actúen “en defensa de su patrimonio”, por lo que piden la intervención de la Fuerza Pública.

De acuerdo con testimonios, durante este periodo sin agua, las madres de familia han tenido que captar agua de la lluvia, y se han reportado enfermedades gastrointestinales en las niñas y niños de la comunidad.

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.