Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Mantener el objetivo de informar de manera veraz, además de ofrecer sano esparcimiento, debe seguir siendo el objetivo para mantener el buen ascenso, continuar siendo un puente entre la verdad y la sociedad, fue el mensaje del sacerdote José Guadalupe Barragán al ofrecer la celebración religiosa del 77 aniversario de la estación pionera de la radio en Oaxaca.

Corría 1941, era un domingo 25 de mayo, cuando en el cine Mitla en un intermedio de la función de cine tuvo lugar la inauguración de la cadena radiodifusora oaxaqueña -onda larga y corta XEAX Magia Y XEAR, sintonizables en frecuencias de 1270 y 6035, respectivamente-ahí se  invitaba al radioyente, de la ciudad y de una pequeña parte del estado, a que sintonizaran sus aparatos y se reportaran al estudio.

El entonces gobernador del estado general Vicente González Fernández y el presidente municipal, Julio Bustillos Montiel, inauguraron la señal pionera de la radiodifusión en Oaxaca, subrayaron la importancia de la radio como medio de comunicación y su significado justo en ese momento para el estado de Oaxaca: se trataba de la primera radiodifusora, lo cual implicaba progreso social, económico, cultural, político y momentos de sano esparcimiento.

En ese programa inaugural, el famoso compositor yucateco, Ricardo Palmerín, acompañado de sus guitarristas, ofreció al radioescucha dos de sus más bellas canciones; Peregrina y Entre las almas y entre las rosas, su presencia se debió al interés particular del general Donato Bravo Izquierdo, comandante de la 28ª. Zona Militar, quien por su amistad con Márquez González, el fundador, también contribuyó al levantamiento de la improvisada torre transmisora e incluso envió soldados que auxiliaron a Valero y a Austreberto Aragón –los técnicos- a lograr su cometido.

Desde entonces a la fecha, Peregrina se escucha en todos los aniversarios guardándose también una especial predilección por el vals Los patinadores, que por muchos años fue la melodía que abría y cerraba las trasmisiones de cada día.

De esta manera, en la calle de Carlos María Bustamante, arriba de lo que fue la farmacia La Predilecta, empezó la XEAX Magia a surcar con sus ondas hertzianas en el espacio de Oaxaca.

Una meta compartida

Esta realidad fue posible, a partir del espíritu constructivo de su fundador Alberto Márquez González, apoyado por su esposa Delia Rodríguez de Márquez se lanzó a tan aventurada empresa para lo cual Álvaro Rodríguez Avendaño, suegro  Alberto, consiguió la concesión necesaria, apoyado incondicionalmente por el gobernador del estado, general González Fernández.

La radiodifusora inició con 500 watts de potencia, su antena de transmisión fue colocada en el cerro del fortín, abarcaba sólo unos cuantos pueblos de los valles centrales, el equipo era sencillo, se usaban discos de pasta de 78, 45 y 33 revoluciones, la agujas que se gastaban –achatadas- se depositaban en cajitas para regarlas a los zapateros que las ocupaban en el desempeño de su oficio.

Además, había que enseñar al oaxaqueño a sentir la necesidad de tener su propio radio y a escuchar la programación, por lo que Márquez González se encargó de regalar y vender a precios risibles los radios Majestic modelo satélite producidos en la fábrica de Emilio Azcárraga.

Con el afán de seguir creciendo, Alberto Márquez Rodríguez, en 1985 adquirió dos radiodifusoras más: XEZB 1120 KHZ y XHNR FM 98.5 MHZ, integrando así el grupo Organización Radiofónica de Oaxaca (ORO) con tres radiodifusoras en la capital de Oaxaca, siendo XEAX Magia 1080, la primigenia.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.