MVS

ROMA. Los acreedores europeos de Grecia acordaron al filo de la medianoche reestructurar la elevada deuda helena y su salida de una odisea de casi una década de rescates, aunque en efecto sus ojos continuarán puestos sobre Atenas para vigilar el cumplimiento de sus compromisos.

Grecia celebró este viernes un acuerdo «histórico» de la Eurozona, que pone punto final a ocho años de crisis, afirmando que el país «pasa página» con una deuda ahora «viable».

Horas después de anunciarse en Luxemburgo, el propio primer ministro Alexis Tsipras saludó en Atenas un «acuerdo histórico».

«Grecia ha pasado página y su deuda es ahora viable», afirmó por su lado el portavoz del gobierno Dimitris Tzanakopoulos. «Creo que el pueblo griego puede sonreír, puede respirar de nuevo».

La prensa y los analistas moderaban no obstante el optimismo, al indicar que el respeto a las obligaciones presupuestarias previstas exigirá una disciplina de hierro. Además, el país seguirá sometido a una estrecha vigilancia por parte de sus acreedores.

«Sería un error terrible cultivar la ilusión de que el final de los programas de ayuda significa un retorno a la normalidad» estimaba el diario de oposición Ta Nea. «Lo que viene es una vigilancia extrema que ningún otro país ha experimentado» tras salir de sus programas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.