Renato Camarillo Duque citó a entidades como Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Hidalgo y Querétaro como poseedoras de una importante tradición textilera que se mantiene vigente

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. Cuantificar el patrimonio textil de México es muy difícil porque de manera constante se adquieren más y más piezas, ya sea por donación, herencia o decomiso, lo que significa que hay muchas maneras de hacer llegar ese tipo de objetos artísticos a las colecciones a las instituciones, nacionales o no, de todo el país, indicó el experto Renato Camarillo Duque.

Camarillo Duque es curador de la exposición Diego Rivera. Genio, figura y silueta, que ofrece un recorrido por la vida del célebre pintor guanajuatense y se presenta desde el 28 de junio y hasta el 23 de septiembre en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, en el sur de la Ciudad de México.

En torno a esa muestra, que presenta por primera vez al público la colección textil y de indumentaria del artista plástico, así como material documental, fotografía, pintura y gráfica, se realiza un programa académico que incluyó el conversatorio “El patrimonio cultural textil en México. Escenario de sus colecciones y conservación”.

De manera previa a su intervención, Camarillo Duque mencionó que esa labor ha sido realizada durante años por especialistas en la materia, quienes se han desempeñado en la protección y cuidado de acervos.

“Instituciones serias como el Museo Franz Mayer, el Museo Textil de Oaxaca y la Fundación Harp Helú se han dado a la tarea de rescatar ese patrimonio”.

México, advirtió el especialista, posee un patrimonio cultural textil que va mucho más allá de la indumentaria histórica como la que está en el Museo de Historia del Castillo de Chapultepec, con obras religiosas y militares.

“También conservamos tapices, gobelinos y estudiamos profundamente la importancia que tiene el textil, para el entendimiento de las culturas antiguas y su evolución”, detalló.

Agregó que en México existen otras instituciones que resguardan colecciones de textiles importantes, como el Museo Nacional de Antropología en su colección de Etnografía y la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas (CNDPI), cuya cantidad de obra que recibió del Instituto Nacional Indigenista (INI) es realmente enorme.

Catalogar esos acervos que conforman una parte del patrimonio cultural del país, de acuerdo con el experto, no es tan difícil. “La clasificación depende de la naturaleza de las piezas, por ejemplo las que resguarda la CNDPI se tienen por grupos étnicos (zapotecas, totonacos, lacandones, etcétera) y se dividen en objetos de uso cotidiano, indumentaria, de carácter ritual o para danza y otras.

Entre los artículos inscritos en las artes decorativas están los muebles, abanicos y algunos otros más. En cuanto a la indumentaria en la clasificación textil también hay un apartado para calzado, que pueden ser pantuflas, botas y zapatillas, entre otras, dado que en todo el territorio nacional el quehacer artístico y artesanal en materia de textiles es sumamente importante.

Identificarlo, clasificarlo y conservarlo permite el entendimiento de las culturas antiguas y su evolución

El entrevistado citó a entidades federativas como Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Hidalgo y Querétaro como poseedoras de una vieja e importante tradición textilera que se mantiene vigente.

Los textiles dan identidad a los pueblos y forman parte de su cultura y eso lo sabía bien Diego Rivera y lo reflejaba en sus pantalones, camisolas y paliacates, explicó el curador.

Renato Camarillo destacó que a fin de ofrecer una mirada diferente por medio de la indumentaria y la moda masculina de la época que vivió Diego Rivera, uno de los muralistas mexicanos más importantes, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) presentan Diego Rivera. Genio, figura y silueta.

El curador de la muestra añadió que en la exhibición se aprecia por primera vez el acervo de textiles, calzado y accesorios del pintor que pertenecen a la colección permanente del recinto.

Las piezas fueron motivo de un proceso de investigación y restauración a cargo del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble del INBA.

La muestra está dividida en seis núcleos. Genio y figura: los orígenes, el primero de ellos aborda los inicios de la familia Rivera Barrientos en Guanajuato, la llegada de Diego a la capital y su incursión en la Academia de San Carlos. El segundo, “Yo pintor, Diego Rivera y su pincel”, recrea una escena cotidiana en el estudio del muralista y se aprecian sus trajes.

El cortometraje Diego Rivera. Retrato de un Pintor, que describe su fecunda actividad artística con imágenes de época filmadas en 1952, se proyecta en el tercer apartado “Diego íntimo”; mientras que en el cuarto, Diego según Frida. Pintar con letras, se escucha Retrato de Diego por Frida Kahlo, texto escrito con motivo de los 50 años de carrera de Rivera.

La exposición cierra con Diego Rivera. Gran maestro y “Diego animado: de tinta y lápiz”, que presenta al muralista desde la visión de otros artistas.

Acompaña la muestra un cuadernillo de actividades, así como talleres para adultos y visitas guiadas con el curador. También se programó un curso de verano para adolescentes en el marco de esta exhibición.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.