Notimex

ESPAÑA. Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España desarrollan un tipo especial de sensores que detectan cambios de temperatura en el universo, y que serán utilizados en las próximas misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

En el proyecto participan el Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona y el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, con la colaboración del Instituto de Física de Cantabria, así como el organismo de investigación espacial holandés SRON-Netherlands Institute for Space Research.

Lourdes Fábrega, investigadora de ese Instituto barcelonés y quien dirige la investigación, explicó que “estos sensores son microcalorímetros extremadamente sensibles y miniaturizados, como pequeños termómetros, que pueden detectar incluso la energía de un solo fotón”.

Apuntó que este tipo de sensores también se están desarrollando para ser utilizados en otras misiones espaciales como SPICA (un telescopio espacial de infrarrojos para cosmología y astrofísica).

“Estos sensores, llamados sensores de transición abrupta (“transition-edge-sensors”, TES), están hechos de capas finas de molibdeno y oro, que tienen propiedades superconductoras y funcionan a temperaturas criogénicas cercanas al cero absoluto. Estos sensores pueden fabricarse con otros materiales, como titanio y oro”, detalló.

Los detectores criogénicos de radiación basados en sensores (TES) constituyen la próxima generación en instrumentación para una variedad de aplicaciones científicas y tecnológicas.

Estos aparatos que miden las temperaturas muy bajas, aunque fueron desarrollados para el espacio, se han empezado a utilizar en una amplia gama de aplicaciones, incluida la astronomía, la nanotecnología, la biomedicina, la seguridad y la industria, debido a su gran sensibilidad, lo que representa beneficios de la investigación espacial para otros ámbitos de la ciencia.

Estos sensores están siendo planificados para ser utilizados como alternativa europea para el instrumento X-IFU (espectrómetro de rayos X de alta resolución) en el telescopio de rayos X ATHENA de la ESA, que se lanzará en 2030, y que en principio contará con detectores fabricados por la NASA. ATHENA (Advanced Telescope for High-ENergy Astrophysics) sustituirá al XMM-Newton y estudiará el origen de las galaxias, los agujeros negros y otros fenómenos del universo caliente y energético, se informó en un comunicado.

«Con este desarrollo, estamos contribuyendo a la capacitación tecnológica de España en instrumentación puntera, a la vez que expandimos las aplicaciones electrónicas de los materiales superconductores en nuestro país”, puntualizó Fàbrega.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.