Desde hace 30 años, en la ciudad de Oaxaca el agua dejó de llegar a los hogares. Ahora les abastecen sólo 36 horas a la semana
Patricia Briseño

OAXACA, Oax. La falta de agua durante cuatro días será un problema para los habitantes de la Ciudad de México, pero en la ciudad de Oaxaca es una realidad que viven todo el año.

Recibir agua cada tercer día o sólo unas horas a la semana, almacenarla en botes, tinacos y cisternas, reciclar la que se usa al lavar los trastes o la ropa, comprar pipas e incluso guardar la que trae la lluvia es algo cotidiano para quienes vivimos en la capital del estado y su periferia.

Hace tres décadas que en la ciudad de Oaxaca el agua dejó de llegar todos los días, y a cualquier hora. Desde entonces a la fecha los habitantes de la capital y zona metropolitana han aprendido a acumularla en tambos, botes o reutilizar en el sanitario, las plantas o para lavar su banqueta aquella que se desecha del lavamanos.

El gobierno del estado, a través del organismo encargado del suministro de servicio ha tenido que implementar acciones concretar para cumplir con el abasto, por lo que la entrega es intermitente, es decir, un día y medio a la semana, lo que popularmente los capitalinos conocen como “tandeos”.

En temporadas de calor, o sequía, entre los meses de marzo a junio, con los bajos niveles de almacenamiento, el abasto se restringe a un par de horas cada 15 o 20 días; por lo que se hace necesario el suministro de agua con pipas de agua del servicio público o privadas.

Los niveles en los mantos acuíferos disminuyen hasta en un 40 por ciento, lo que ocasiona un recorte importante en el abasto y servicio de agua potable.

Actualmente la cobertura de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO) se extiende a la ciudad y nueve municipios conurbados, lo que engloba 353 colonias con 78 mil 506 tomas inscritas en el padrón de usuarios. Los usuarios reciben el servicio mediante “tandeos” que oscilan de ocho a 10 días entre servicio y servicio.

El abasto de agua en la capital de Oaxaca depende de 40 pozos profundos que los abastecen los manantiales de San Agustín Etla y San Felipe del Agua, localizados al poniente y norte de la capital, así como otros afluentes.

Pedro Corres, administrador del Hotel Esperanza, localizado en centro histórico, aseguró, que una de las medidas exitosas para el cuidado del agua en su establecimiento es el sistema de regaderas ahorradoras de gas y agua. Un huésped tiene posibilidad de bañarse con 20 litros, mientras que el sanitario cuenta con un tanque de cinco litros de agua.

En temporada baja, cuando la ocupación es inferior al 40 por ciento, si acaso “se gasta una tercera o cuarta parte”, pero en temporada alta se hace necesario comprar pipas.

Dato:

El costo de la pipa de agua en la ciudad de Oaxaca, según su capacidad:
3 mil 500 litros–450 pesos
5 mil litros–550 pesos
10 mil litros–800 pesos

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.