Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Originario de Huautla de Jiménez, don Javier Virgilio Martínez Olguín a sus 65 años necesita empezar de nuevo, al ser una víctima más de la delincuencia. Hace unas semanas, don Javier fue despojado de su sustento de vida: un triciclo a bordo del cual recorría las calles de la ciudad -principalmente los alrededores del jardín Conzatti- ofertando cocteles de fruta, cacahuates, chicharrines y papas.

La desgracia incluso se había adelantado, pues hace poco más de un mes su vista comenzó a fallar, hasta quedar prácticamente ciego.

Los vecinos del Conzatti lo reconocen por ser el marchante que surtía las botanas, siempre en actitud correcta, con productos frescos y a precios justos, sin embargo, la delincuencia le despojó de esta posibilidad de comercialización cuando, al no tener hogar y dormir en el atrio de la iglesia de Jalatlaco, le despojaron de su triciclo y de todos sus utensilios de trabajo, le dejaron sin nada y en su calidad de invidente ahora lo único que le queda es el espacio que una vecina del jardín Conzatti le dio en su cochera para pasar las noches en un cartón.

Don Javier ha sido canalizado a la Secretaría de Salud para la atención de un posible glaucoma, sin embargo, le hace falta todo: ropa, alimento y dinero para poder iniciar su pequeño negocio desde cero. Su esposa murió hace dos años y de sus hijos desconoce su paradero, ya nadie le busca.

Si usted puede apoyar al señor Javier, lo puede ubicar por las tardes frente a la cochera de uno de los departamentos ubicados en el jardín Conzatti, en la acera de la clínica del IMSS.


No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.