La elaboración de las roscas de reyes forma parte de la terapia de rehabilitación/Foto: Javier Jarquín.
Citlalli López

OAXACA, Oax. Las manos de Adrián, manos que en el pasado destruyeron su entorno por el consumo de las drogas, hoy ‘amasan’ rehabilitación convertida en ‘drogo-roscas’, roscas de reyes elaboradas desde el horno grupo Armonía de Drogadictos Anónimos, ubicado en la capital de Oaxaca.

Cada año, el centro de rehabilitación -ubicado en la calle 10 de Mayo número 110, esquina Abraham Castellanos en la colonia del Maestro- emite un dulce olor a pan tradicional que proviene del taller de panadería donde jóvenes en recuperación ponen todo su esfuerzo para elaborar la rosca tradicional del 6 de enero.

“En algún tiempo, lo que estas manos destruyeron, hoy reconstruyen la sonrisa y la alegría de las personas que prueban este producto. Este oficio me agrada y es un oficio al que me puedo dedicar”, dijo Adrián, joven en rehabilitación.

Adrián lleva siete meses en recuperación y en ese tiempo logro aprender panadería. Si antes de su llegada al grupo alguien le hubiera dicho que tiene potencial para el oficio, no lo hubiera creído; en el grupo Armonía aprendió que tiene talento para ello.

Lorenzo Martínez, delegado de Drogadictos Anónimos e integrante de la directiva nacional, detalló que el objetivo es otorgar terapia ocupacional para que aprendan un oficio, pero sobre todo recuperar las tradiciones familiares que perdieron por el consumo de las drogas.

Desde el 2 de enero y hasta el 6 de enero, el horno del centro de rehabilitación desprenderá el dulce olor a pan tradicional, en este año la meta a producir es de mil roscas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.