Acusan a Anayeli Huerta (presidenta electa) y Yarecxy Sánchez (suplente), integrantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de realizar una simulación para que Óscar Sánchez quede a cargo del municipio/Foto: Página 3.
Citlalli López

OAXACA, Oax. Santiago Tamazola, Oaxaca puso en evidencia la forma en la que los partidos políticos continúan violentando los candados en material electoral para evitar la violencia política de género en su fenómeno conocido como “Las Juanitas”.

Y es que ante la renuncia de la propietaria y suplente en la presidencia municipal en aquella localidad, Anayeli Huerta y Yarecxy Sánchez del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Cabildo tiene atribuciones como máxima autoridad municipal, para acordar quién del resto de los concejales ocupará el espacio que quede vacío. En este caso, el Cabildo acordó que sería Óscar Sánchez, síndico municipal, quien ascendería a la primera concejalía.

La consejera del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), Nayma Enríquez Estrada, señaló que existe una gran preocupación porque aunque existe un marco normativo que obliga a los partidos políticos de manera paritaria sus candidaturas para el proceso electoral, un efecto indeseado de la paridad ha sido la respuesta resistente de los varones a que las mujeres ocupen puestos de poder.

“Suceden actos de simulación una vez más, cuando se registran y cuando son electas para el acceso al cargo, que es lo que estamos viendo con el caso Tamazola, después de eso vienen las expresiones más crudas de violencia cuando ellas están en el ejercicio del cargo”, expresó Enríquez Estrada.

Simulación

La también integrante del Observatorio de la Participación Política de las Mujeres (OPPM) indicó que aun cuando se infiera simulación y violencia política de género, en este caso, hasta el momento, no hay un derecho reclamado ante las autoridades competentes, por lo que aparentemente la renuncia no atenta contra el principio de legalidad; aunque hay suficientes elementos para considerar que la renuncia de ambas autoridades, la propietaria y la suplente, es producto de un acto de simulación.

Enríquez Estrada indicó que para transitar de la igualdad legal prevista en las leyes, a la igualdad sustantiva, es decir, a la que se palpe en los hechos, hace falta mucho por hacer, al Estado, autoridades, ciudadanía, partidos políticos y la sociedad para identificar y señalar este tipo de acciones, para contribuir a la erradicación de prácticas políticas que tienen el objetivo de impedir o simular la presencia y participación política de las mujeres.

Agregó que garantizar el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres no es tarea sencilla ni puede ser atendida en solitario, “todas las medidas necesarias para asegurar que las mujeres participen en condiciones de igualdad y en contextos libres de violencia deben derivarse de una política integral”, indicó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.