Patricia Briseño 

OAXACA, Oax. Al negarle el registro a los hombres que pretendían ocupar el cargo de edil, en reemplazo de cuatro presidentas municipales presuntamente obligadas a renunciar del cargo, el gobierno estatal respaldó a las mujeres al extenderles la acreditación oficial por la Secretaría General de Gobierno (Segego).

En la víspera, la Dirección de Gobierno acreditó a Anayeli Huerta Atristain como presidenta municipal de Santiago Tamazola, junto con cinco concejales, incluyendo al síndico, quien pretendió sucederla el mismo día que rindió protesta.

“Quiero darle la vuelta a la página, dejar atrás ese momento (la renuncia), hoy es tiempo de trabajar a favor de nuestro pueblo, que votó y nos dio el triunfo en las urnas”, expresó.

Reconoció el apoyo de quienes -sin conocerla o tener afinidad política- reaccionaron a su favor al enterarse de su renuncia luego de jurar protesta, dejando en el cargo al síndico y edil saliente, Oscar Sánchez, también cuñado de Anayeli. 

Sin profundizar en las razones que la llevaron a dimitir públicamente del cargo, considerado como violencia política por razón de género, Huerta Atristain aludió a un problema familiar, que requería de su atención personal en aquel momento.

Días previos, Susana Alvarado, presidenta municipal de Santa María Teopoxco, también recibió la acreditación oficial del cargo. Ella rindió protesta el pasado 1 de enero, desafiando las amenazas en contra de su vida presuntamente lanzadas por uno de los integrantes de su cabildo.

En este caso, la Dirección de Gobierno logró mediar con el síndico y los integrantes del cabildo para que se respete el cargo a Alvarado.

Hortensia García Bernal, alcaldesa de Pinotepa de Don Luis, quien semanas atrás presentó su licencia para dejarle el cargo al síndico, y esposo, recibió la credencial de acreditación por parte de la oficina de Gobierno.

También fue certificada la presidenta municipal de Juan Bautista Tlacoatzintepec, Marta Regules Hernández, hostigada por los integrantes del cabildo para “intercambiar” el cargo con el síndico  Leocadio Hernández Calleja del partido Morena

Durante el proceso de acreditación, Tania Remedios Arias quedó avalada como presidenta de San Juan Colorado, a la que los tatamandones le negaron el bastón de mando por ser mujer, para entregárselo a su esposo, quien a su vez será el síndico municipal.

La misma instancia de la Segego avaló a Nancy Martínez Mendoza como regidora de Salud del municipio de San José Chiltepec, después del intento fallido de arrebatarle ese derecho para instalar a Roberto Ferrer Espinoza, quien por hacerse pasar como mujer transgénero, le fue retirado su registro para contender por cargos de elección popular.

El director de Gobierno, Antonio Cabrera Villalba informó que, en caso de existir inconformidad de parte de la comunidad con las alcaldesas, corresponde al Congreso del Estado aceptar o no la renuncia de las ediles, aunque éstos cargos son irrenunciables.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.