El MACO reinicia el ciclo de instalaciones sonoras

Rocío Flores

OAXACA, Oax.  El Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca abre nuevamente su espacio a la experiencia creativa, este viernes reinicia el ciclo de intervenciones sonoras denominadas Xëmaapyë, que en la lengua ayuuk o mixe, puede ser entendido como seguidores del tiempo o contadores del día.

Depositarios de una sólida cosmovisión del mundo, igual que otros pueblos mesoamericanos, los ayuuk tienen su propia noción del tiempo, con un calendario ritual de 260 días y otro de 365 días al cual denominan calendario agrícola.

El primero establece una relación más entre los seres humanos y los dioses, el segundo, entre los seres humanos y la naturaleza, ambos calendarios son llevados por los xëëmaapyë, sabios y sabias que cuentan los días, quienes pueden establecer una relación entre el tiempo y el destino o sobre el tiempo y la vida, esenciales para lograr el equilibrio.

Los artistas sonoros nacionales, internacionales y de pueblos originarios del país que participan en las intervenciones sonoras en el MACO, como “seguidores del tiempo”, observan el espacio-tiempo, como un conjunto de correlaciones y causalidades 一no como un periodo lineal, ni constante一, proponen acercarse a una incierta experiencia auditiva a partir de un conjunto de sonidos que llevan implícitos mensajes, de los cuáles el espectador podría recibir solo uno.

Este segundo ciclo de intervenciones, en el Patio C de este espacio museístico, será inaugurado por la artista sonora austriaca-mexicana Angélica Castelló (Ciudad de México 1972) con su última instalación Catorce reflexiones sobre el fin, en la que proyecta pensamientos sobre el fin, la despedida y el retorno que siempre se renueva, bajo la curaduría de Roberto Morales Manzanares.

Morales Manzanares explica que esta instalación está compuesta de música antigua, barroca, elementos principales en la propuesta de Castelló, aunque también, apunta, hay voces de niños, campanas, de pronto una pequeña guitarra, un piano lejano, a partir de los cuáles, la compositora, improvisadora, artista sonora y profesora radicada en Viena desde 1999, logra construir un paisaje sonoro.

Desde hace varios años, Castelló también ha realizado obras e instalaciones entretejiendo la música, el performance y el arte.

«Todas las instalaciones generan una manera de ver, escuchar y acercarse al espacio tiempo, cada persona tiene una experiencia especial, todas las obras tienen una dinámica que las hace únicas al reproducirse”, expone el curador.

Durante el primer ciclo se presentó, entre otros artistas, la comunicadora y artista visual oaxaqueña Griselda Sánchez con la instalación Pedimento, una pieza de Radio Arte resultado de un registro de campo en la Mixteca Alta, de donde es originaria.

Pedimento propone paisajes sonoros basados en los rituales al Señor del Monte, dueño de la tierra y del agua. A él se le agradece el acceso al agua en los pueblos de la Mixteca Alta como Tilantongo, Apoala, Magdalena Jaltepec, entre otros.

La pieza muestra una profunda relación entre la tierra y las entidades anímicas, como una analogía de esa relación entre el tiempo y la vida expresadas en voz de los xëëmaapyë, o seguidores del tiempo, esenciales para poder alcanzar el equilibrio y la armonía individual, familiar, social o comunitaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.