Con el asesinato del activista, suman cinco homicidios cometidos en contra de muxes, los casos anteriores siguen impunes

Patricia Briseño

OAXACA, Oax. El asesinato del defensor de los derechos de la diversidad sexual en el municipio de Juchitán de Zaragoza, Carlos Cazorla López pasará a engrosar los expedientes por crímenes de odio cometidos en contra de la comunidad muxe (homosexual) en Oaxaca, sostuvo la investigadora social y activista,  Amaranta Gómez Regalado.

Detalló que en  un lapso de 15 años se han cometido cinco crímenes de odio contra la comunidad de la diversidad sexual, en localidades del Istmo de Tehuantepec.

Excepto en uno de los casos, en el que se detuvo a un presunto sospecho, y luego se liberó, “los homicidios en contra de los muxes siguen impunes”, dijo.

Los delitos de odio tienen lugar cuando una persona ataca a otra motivada exclusivamente por su pertenencia a un determinado grupo social, según su edad, sexo, género, religión, raza, etnia, nivel socio-económico, nacionalidad, ideología o afiliación partidaria, discapacidad u orientación sexual.

Colectivos condenan crimen

La activista muxe al igual que amistades, colectivos y organizaciones sociales condenó el crimen del precursor de la defensa por los integrantes de diversidad sexual en esta parte del sur de México.

A través de una carta, dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador exigieron una investigación exhaustiva y clara del homicidio del activista la noche del pasado sábado.

Denunciaron que el desinterés de los “impartidores de justicia” han colocado a Oaxaca en el noveno lugar de peligrosidad,  y a Juchitán como una de las mas inseguras, donde cotidianamente se cometen  delitos considerados de alto impacto.

Marcha fúnebre activista Muxe, Oscar Cazorla

El también fundador de la organización las “Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro”, Cazorla López, de 68 años de edad,  fue sepultado este lunes en el panteón municipal,  “Domingo de Ramos”, en Juchitán.

La Fiscalía General del estado informó que los primeros dictámenes arrojan que la causa de la muerte de la víctima fue por laceración de víscera cardiaca por instrumento punzocortante, por lo que investigará  el delito de homicidio calificado.

Según la dependencia “aplicará los más altos estándares en materia de derechos humanos a grupos vulnerables”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.