Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. En las primeras 20 semanas de embarazo las contracciones, dolor abdominal, fiebre o hemorragia son señales de alerta y se debe acudir de inmediato al médico para evitar un aborto u otra complicación, alertó el Instituto Nacional de Perinatología (INPer).

Francisco Cabral Castañeda, médico adscrito al Servicio de Ginecología y Obstetricia de dicho Instituto, indicó que esos síntomas pueden ser provocados por el síndrome de aborto o los embarazos molar o utópico.

Después de la semana 20, en la segunda mitad de la gestación, los problemas más frecuentes que se encuentran son: preeclampsia, amenaza de parto prematuro, placenta de inserción baja y desprendimiento de placenta, precisó el especialista.

Explicó en un comunicado, que el aumento de la presión arterial, algún golpe, ruptura de las membranas y presencia excesiva de líquido puede provocar el desprendimiento de la placenta y que el bebé sea prematuro.

Mientras que la preeclampsia, es otro factor que causa el desprendimiento de la placenta, por lo que resulta importante el control prenatal para la detección temprana.

“Es mejor que la paciente exagere en ir a una consulta de urgencias, porque muchas veces llegan con una labor de parto muy avanzado”, puntualizó Cabral Castañeda.

Consideró que las embarazadas también deben acudir a urgencias si presentan dolor de cabeza, fiebre, zumbidos de oídos, si ven luces, tienen presión alta, infección en vías urinarias, dificultad para orinar o lo hacen con mayor frecuencia o con sangre y si el bebé deja de moverse.

Advirtió que cuando estos padecimientos no son tratados medicamente pueden desencadenar un parto prematuro; además, en caso de que se presentan contracciones uterinas, la paciente debe acudir de inmediato y no esperar a que se le pase la molestia, reiteró.

Mediante cursos de educación para la reproducción, en el Instituto Nacional de Perinatología “Isidro Espinosa de los Reyes” se orienta a las mujeres embarazadas a identificar estos signos de alerta, y con estas acciones, entre otras, en 2015 no se presentaron casos de muerte materna directa.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.