El INPI y la Segego mediaron para lograr el acuerdo de paz entre las dos comunidades mixes/Foto: Cortesía.

Tras décadas de conflicto entre las comunidades, este viernes sus representantes firmaron un acuerdo de paz

Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Tras varios años de muerte y venganza arrojando centenas de viudas y huérfanos por el viejo conflicto agrario que mantienen las comunidades mixes de San Miguel Quetzaltepec y  San Juan Bosco Chuxnaban, sus representantes acordaron firmar la paz, que allane el camino para una nueva etapa entre hermanos de la  Sierra Norte.

El director General del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes,  y el titular de la Secretará General de  Gobierno (Segego) Héctor Anuar Mafud fueron testigos de este acuerdo entre ambas partes, en una emotiva ceremonia celebrada en la zona norte de la ciudad de Oaxaca.

El acuerdo de paz y de no agresión es un primer paso para empezar a revisar el conflicto agrario por dos mil hectáreas y también de distribución de recursos entre el municipio de Quetzaltepec y la agencia de Chuxnaban.

“Ninguna mesa de conciliación prospera en medio de la violencia y la desconfianza”, coincidieron ambas autoridades.

Regino Montes  resaltó la disposición de las respectivas asambleas comunitarias, quienes se pronunciaron por el cese de la violencia en las próximas mesas de conciliación.

Adelantó que el cabal cumplimiento del acuerdo de paz facilitará la implementación del Programa de Pavimentación de Caminos a Cabeceras Municipales Indígenas, impulsado por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en 200 localidades del país.

“El acuerdo traerá consigo la pavimentación de la carretera local Chuxnaban- Quetzaltepec con aquellas comunidades que las rodean”.

Resaltó la coordinación entre los gobiernos federal y estatal, a través de la Segego en las mesas de trabajo que cristalizaron con la firma de paz.

El conflicto agrario entre San Miguel Quetzaltepec y San Juan Bosco Chuxnaban derivó en la repartición de los recursos presupuestales municipales de los ramos federales, que corresponden a la cabecera municipal y sus agencias.

Con motivo de estas disputas presupuestales se han suscitado emboscadas y la pérdida de vidas de personas de una y otra localidad, así como la retención de sus  habitantes.

Esto ha provocado un clima de elevada tensión política y social en esa región que se localiza en la Sierra Norte de Oaxaca.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.