Paco Ignacio Taibo II tiene el título de encargado de Despacho hasta que su nombramiento como titular sea oficial/Foto: Notimex.

Notimex

MÉXICO. El encargado de Despacho del Fondo de Cultura Económica (FCE), el escritor Paco Ignacio Taibo II, señaló que el cargo que desempeña desde hace 15 días es formal y no le preocupa y, en breve, se publicarán las reformas a la Ley Federal de Entidades Paraestatales.

«Sigo siendo encargado de despacho hasta quién sabe cuándo, pero tampoco me preocupa, es formal, ahora estamos en espera que la Ley se publique, si no se publicó hoy, se publicará mañana y luego la Presidencia genera el nombramiento», indicó.

Entrevistado en el marco del lanzamiento del Programa de Fomento a la Lectura en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el escritor de origen español destacó los avances que han logrado en los 15 días que lleva al frente del organismo del gobierno federal.

«Llevamos 15 días dirigiendo, como podrán ver, el Fondo y estamos en esta idea de la sincronía Fondo Educal-DG (Dirección General), que sin estar funcionado trabajamos como un solo equipo», expuso.

Aclaró que tendrán que ir hacia una fusión con las librerías de Educal, pero primero se tiene que limpiar, pues tiene una situación de quiebra técnica y refirió que «tenemos que unificar las librerías y el proyecto editorial; la DG y el Fondo ya están sincronizados, nos queda el programa de Fomento a la Lectura que es fundamental y ya lo pusimos en marcha».

Explicó que lo que se hizo en el Fondo de Cultura Económica fue cambiar a los altos mandos y los contratos que se terminan en febrero no se renovarán y apuntó que lo que se estudia es la variación que ofrece la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para intentar recuperar algunos de los trabajadores eventuales.

Comentó que, hasta el momento, no se ha encontrado corrupción significativa, pero «esto es lento, porque se están analizando los caminitos» y resaltó que lo que se ha encontrado es dispendio, casos de ineptitud y contratos equivocados firmados, así como gastos innecesarios y libros hechos por puntada, ediciones que se fueron completas a la bodega.

«Entre Educal, el Fondo y la Dirección General (DG) encontramos ocho millones de libros estancados en las bodegas» y se descubrió que iban a destruir 150 mil libros porque tenían defectos menores, como manchones y pequeñas raspaduras en las portadas; se detuvieron todas las destrucciones y se dio el compromiso de jamás destruir libros, ni siquiera los «libros chatarra».

Dijo que para aprovechar dicho libros ya se empezó con la disminución de precios, regalar ejemplares a las bibliotecas, así como a las nuevas «bibliotequitas» que se harán en las escuelas normales y bibliotecas especializadas.

Afirmó que las estadísticas de que en México no se lee son mentiras, pues con los descuentos, en dos días se obtuvieron muy buenos resultados, por lo que reiteró que lo que se necesita es que la gente tenga acceso a los libros.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.