Foto: ilustración

*El Congreso prohibió la venta, distribución, comercialización y empleo de plásticos, unicel y popotes en todo el estado

Jaime Guerrero 

OAXACA, Oax. A pesar de los votos en contra de las diputadas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Mujeres Independientes, el PAN, PES y divididos de Morena, con 23 votos del pleno de la 64 Legislatura, se reformó la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos, para prohibir en Oaxaca la venta, distribución, comercialización y empleo de plásticos elaborados con polietileno lineal, de alta y baja densidad, tereftalato y poliestireno expandido (unicel), así como de popotes.

En la reforma se estableció que las dependencias y entidades de los tres poderes que conforman el Gobierno del estado, los gobiernos municipales, así como los órganos autónomos del Estado tienen prohibido adquirir, usar o distribuir esos plásticos.

El dictamen fue firmado por todos los integrantes de la Comisión de Medio Ambiente, Energías Renovables y Cambio Climático, sin embargo, en la votación fueron en contra las diputadas del Partido Verde Ecologista, Victoria Cruz Villar, quien incluyó propuestas, lo mismo votó en contra la diputada del PRI, Yarith Tannos Cruz.

En el dictamen se destaca que se prevendrá, controlará y eliminará la contaminación generada por el uso de popotes y bolsas de uso único de material polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad, polipropileno, polímero de plástico y cualquier otro de sus derivados, que se entreguen a título gratuito, de manera onerosa o con motivo de cualquier acto comercial.

Los responsables de la elaboración y distribución de productos o empaques que eventualmente constituyan residuos están obligados a incentivar a sus clientes a llevar mercancías en bolsas, redes, canastas, cajas u otros recipientes que puedan volver a ser utilizados y contar, fuera de sus establecimientos, con depósitos para colocar las bolsas, empaques u otros recipientes que se puedan volver a utilizar.

En el caso de las dependencias y entidades de los tres Poderes que conforman el Gobierno del Estado de Oaxaca, los gobiernos municipales, así como los órganos autónomos del Estado tienen prohibido adquirir, usar o distribuir productos en envases o embalajes de un solo uso elaborados con tereftalato de polietileno, poliestireno expandido o polietileno, salvo que sean destinados a fines médicos o para la atención humanitaria.

Las empresas no podrán vender, distribuir o emplear envases de un solo uso elaborados con tereftalato de polietileno destinados al agua u otras bebidas, salvo que sean destinados para fines médicos, educativos o para la atención humanitaria.

Para la protección del Estado y sus habitantes queda prohibido el obsequio, venta o entrega al consumidor final de bolsas de plástico y uso de popotes que sean elaboradas con polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad, polipropileno, polímero de plástico y cualquier otro de sus derivados, en supermercados, tiendas de autoservicio o conveniencia, mercados, comercios de giros diversos y en general cualquier tipo de unidad comercial.

Por lo pronto, las autoridades municipales en un plazo que no deberá de exceder de seis meses, deberán establecer en sus reglamentos las correspondientes sanciones para quienes no cumplan con las disposiciones previstas en el presente decreto.

La Secretaría de Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable Oaxaca dispondrá de un lapso de un año posteriores a la entrada en vigor de este decreto, para promover mediante campañas de difusión las prohibiciones a las que se refiere el artículo 99 de la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos, la no utilización de popotes de plástico y bolsas plásticas desechables, así como impulsar el uso de reusables, biodegradables, y compostables.

Los establecimientos comerciales y mercantiles dispondrán de un año posterior a la entrada en vigor del presente decreto, para terminar su inventario de bolsas plásticas desechables y popotes de plástico, así como para elaborar el plan de sustitución de los mismos.

Las microempresas y pequeñas empresas que comercialicen directamente al consumidor final productos con los envases o embalajes contarán con un periodo de gracia de un año contado a partir de la publicación del presente decreto.

Las medianas y grandes empresas que comercialicen directamente al consumidor final, así como las empresas de cualquier tamaño que distribuyan antes de su venta al consumidor final productos con los envases o embalajes, contarán para el cumplimiento de esas obligaciones, con un periodo de gracia de seis meses contado a partir de la publicación del decreto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.