Notimex

PUEBLA. El tradicional Barrio del Artista de esta ciudad celebró una edición más de la Quema de Judas, una alegoría que sirve para que los asistentes descarguen su descontento con el actuar de figuras públicas, dijo Aurelio Leonor Solís, presidente del Barrio del Artista

En entrevista, indicó que un total del 10 grandes “Judas”, elaborados por una persona que cada año contratan los artesanos y pintores de este barrio, se quemaron uno a uno ante la presencia de pobladores y visitantes en este barrio ubicado en el Centro Histórico.

“Esta tradición mucho tiene que ver con la grandeza de México porque es algo que nos da identidad. Hoy, hemos visto que toda la sociedad poblana ha venido a regocijarse con esta quema de Judas, porque en cada uno de éstos encontramos nombres de personajes; el pueblo quiere sangre y ésta de alguna manera es la forma de desquitarse del actuar de muchos de ellos”, citó.

Los asistentes pudieron presenciar cómo se consumieron los muñecos hechos a base de carrizo y papel china de colores, rodeados de cuetes y rotulados con nombres de candidatos, figuras de la política internacional, nacional y local, así como personajes del medio artístico y medios de comunicación.

Algunos de los nombres que se pudieron leer en el cuerpo de los “Judas” fueron Andrés Manuel López Obrador, Olga Sánchez Cordero, Nicolás Maduro, Donald Trump, Luis Miguel Barbosa, Mario Marín Torres, Claudia Rivera Vivanco, Ninel Conde, La Maldita Vecindad, Mijares, Caifanes, entre otros.

El costo de los muñecos de carrizo y pólvora es absorbido por los mismos artistas poblanos. El Barrio del Artistas se fundó hace 78 años, pero la tradición de la quema de Judas se e4stima que tiene cerca de 60 años.

Público nacional e internacional presenciaron esta fiesta, que año con año aumenta el número de asistentes, quienes soportaron el tronido de los cuetones, el olor a pólvora y el calor que se sintió este Sábado Santo.

De acuerdo al arqueólogo Eduardo Merlo, los franciscanos catequizaron a los indígenas a bases de figuras, y una de esas figuras fue la del apóstol Judas Iscariote, quien traicionó a Jesús por unas 30 monedas.

“Como querían (los franciscanos) enfatizar la traición a Jesús por parte de uno de los suyos, entonces hicieron la figura del diablo. Tiempos atrás era común que al inicio de Semana Santa ya se vendían estas figuras que eran hechas de papel pegado con cola, y los niños y adultas jugaban y quemaban”, indicó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.