Patricia Briseño

OAXACA, Oax., Para conmemorar el primer año del homicidio que acabó con la vida de la fotoperiodista María del Sol Cruz Jarquín, familiares, amigos y activistas salieron a la calle para exigir justicia debido a que la investigación aparentemente está estancada, pues apenas las autoridades arrestaron a un presunto cómplice.

La acción civil tuvo lugar este mediodía de sábado a un costado del templo dominico de Santo Domingo de Guzmán,  en el centro histórico de la ciudad de Oaxaca, donde partió una marcha silenciosa con destino al Palacio de Gobierno, en la plaza de armas de la otrora Verde Antequera.

Cruz Jarquín, de 27 años de edad, fotógrafa y videoasta, entonces colaboradora de la oficina de prensa de la Secretaría de Asuntos Indígenas del gobierno de Oaxaca, fue enviada por el titular de la dependencia, Francisco Javier Montero López, para cubrir las campañas electorales a concejales.

La comunicadora aceptó, bajo amenaza de perder su empleo, viajar a Juchitán donde también le encomendaron cubrir la campaña de Hageo Montero López, candidato a la alcaldía por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ese municipio istmeño y hermano  del ex secretario de Asuntos Indígenas.

Sin embargo, la madrugada del 2 de junio de 2018 sujetos armados asesinaron afuera de un restaurante a la comunicadora, a la  candidata a concejal, Pamela Terán y a su chofer Adelfo Guerra.

Este sábado, al conmemorarse un año de triple homicidio, en la marcha por la exigencia de justicia a la Fiscalía General del estado, una columna de personas caminó por las calles del centro de Oaxaca.

Al frente de la columna emulando un cortejo fúnebre llevaron una caja aparentando un ataúd rotulado con las palabras de justicia, mientras una mujer portó un vestido negro a la usanza  zapoteca de Tehuantepec, en señal de duelo.

La madre de la víctima, la periodista Soledad Jarquín  señaló que la justicia llegará hasta que los responsables del asesinato de su hija estén realmente detenidos y sentenciados.

“Un año después –dijo- no hay justicia y se vislumbra una enorme cadena de impunidad gubernamental en colusión con quienes la obligaron a estar en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en la región del Istmo de Tehuantepec.

Dijo que durante casi un año ha estado esperando el actuar de las autoridades de la Fiscalía General de Oaxaca, quienes detuvieron el año pasado a un presunto responsable en los hechos criminales, pero quedó en libertad.

A una semana del aniversario luctuoso elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones detuvieron a José H. C., otro de los presuntos participantes en el asesinato de la comunicadora, así como de la candidata a síndica, Pamela Terán Pineda, y de su primo,  Adelfo Guerra.

Sin embargo, aún está pendiente y sin vincular a proceso la carpeta de investigación del ex titular de la SAI por probable delito electoral, mismo que está en manos de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales.

El acto de desagravio concluyó afuera de la Fiscalía General del estado, en el municipio conurbado de San Antonio de la Cal para dar lectura pública a un documento reclamando justicia para las víctimas y castigo a los culpables intelectuales y materiales del crimen.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.