FOTO: Reuters.

Notimex

WASHINGTON. Millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos viven horas de zozobra y permanecen en estado de alerta ante las deportaciones masivas que, de acuerdo con funcionarios de migración, iniciarán el próximo domingo en 10 ciudades del país.

El presidente Donald Trump advirtió el lunes anterior a través de un mensaje en la red social Twitter que su gobierno deportaría a partir de la próxima semana a millones de extranjeros que han ingresado de manera ilegal a Estados Unidos.

La amenaza de Trump fue confirmada dos días después por el director en funciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Mark Morgan, quien señaló a periodistas: “Si estás aquí ilegalmente, tienes que ser expulsado (…) y en este caso se incluyen familias».

Según Morgan, el blanco de las detenciones y posteriores deportaciones serán los inmigrantes indocumentados que llegaron recientemente al país, incluidas las familias, cuyos procesos de asilo concluyeron y recibieron orden de deportación.

El ICE tiene más de un millón de órdenes de deportación para ser ejecutadas, de acuerdo con datos oficiales de la dependencia.

El operativo denominado «Operación familiar» buscaría deportar hasta dos mil familias que se encuentran en 10 ciudades como Houston, Chicago, Miami, y Los Ángeles, de acuerdo con funcionarios que solicitaron el anonimato y que fueron citados por el diario The Washington Post.

El secretario interino del Departamento de Seguridad Interna, Kevin McAleenan, advirtió sobre el riesgo de realizar una operación indiscriminada en los hogares y en los lugares de trabajo, pues se podrían separar a menores de sus padres, reportó la cadena CNN que se hizo eco de la noticia.

McAleenan consideró además que el ICE no debería destinar recursos para llevar a cabo esta operación en el país, mientras se le dice al Congreso que necesitan fondos de emergencia para enfrentar la crisis en la frontera sur de Estados Unidos.

En un comunicado, el ICE apuntó que proporcionará detalles específicos relacionados con la operación hasta que ésta haya concluido, a fin de resguardar la seguridad del personal de la corporación.

Organizaciones proinmigrantes comenzaron a informar a las personas en estas circunstancias sobre sus derechos y qué hacer en caso de ser contactados por elementos del ICE.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) destacó que todas las personas que viven en Estados Unidos están protegidas por las leyes y la Constitución, incluso los inmigrantes indocumentados.

Abogados defensores de los inmigrantes señalaron que si algún extranjero que ingresó de manera ilegal al país tiene pendiente alguna orden de deportación busque de inmediato consejo legal y desarrolle una estrategia para no perder su derecho de permanencia en el país.

Recomendaron que si un policía llega a la casa de algún inmigrante, eviten abrir la puerta o le exijan una orden de allanamiento firmada por un juez competente.

Indicaron que si son abordados en su casa, en su lugar de trabajo o en la calle no deben entregar documentos falsos, ni mentir o tratar de huir.

En caso de ser detenidos, tienen derecho a guardar silencio, llamar a su consulado y pedir un abogado.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.