Patricia Briseño

OAXACA, Oax.- Organizaciones civiles y sociales de Oaxaca y de otros estados acordaron conformar un frente amplio y plural movimiento y de una intensa campaña global, nacional e internacional, denominada “El Istmo es Nuestro”, para enfrentar el megaproyecto del Istmo de Tehuantepec.

Miguel Ángel García Aguirre, coordinador general de Maderas del Pueblo del Sureste, una de las organizaciones convocantes, explicó que este esfuerzo responde a la inminente imposición del Programa de Desarrollo Integral del Istmo de Tehuantepec, en los pueblos indígenas de esa región.

Consideró que el  megaproyecto del Istmo de Tehuantepec constituye un grave atentado porque es un “monstruoso canal seco multimodal”, alternativo al Canal de Panamá, para el beneficio del comercio corporativo global entre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico.

Según el activista, el proyecto transísmico tiene como eje a un tren bala de carga, así como la ampliación y modernización de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, para “el saqueo y la privatización” de los invaluables bienes naturales de los territorios indígenas y campesinos de 80 municipios oaxaqueños y veracruzanos, localizados en la zona más biodiversa de México.

Además, observó que contempla un corredor industrial y agroindustrial de empresas maquiladoras, armadoras y extractivas, parques eólicos, represas y turismo de élite, entre otras cosas.

Sin embargo, subrayó que todo estaría al servicio de los intereses y para el lucro multimillonario de las empresas multinacionales y de los gobiernos más poderosos del mundo.

Por esto, destacó que el llamado está dirigido a los pueblos indígenas, al pueblo negro afromexicano y comunidades campesinas de Oaxaca, Veracruz y México.

Así como a todos los movimientos sociales y organizaciones comprometidas con la defensa de la madre tierra y con los derechos de los pueblos indígenas de México.

El activista y defensor de la Selva Chimalapa dijo que el principal propósito constituye reconstruir el movimiento nacional “El Istmo es Nuestro”, a partir de las experiencias 1995-1998, en alianza con movimientos y organizaciones, no sólo para detener y revertir su instrumentación, sino para construir una propuesta alternativa de desarrollo sustentable, comunitario y popular para el Istmo de Tehuantepec.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.