Notimex

NUEVA YORK. Joaquín Guzman Loera El Chapo y su defensa cuestionaron hoy al sistema estadunidense de justicia que, dijeron, negó un proceso justo al narcotraficante mexicano en el llamado «juicio del siglo».

Se trata de un sistema «corrupto», dijo el exjefe del cartel de Sinaloa que este miércoles fue condenado a cadena perpetua más 30 años en una prisión de máxima seguridad. «Fue un espectáculo», acotó más tarde su abogado principal Jeffrey Lichtman.

En contraste, la fiscalía señaló a la prensa a las afueras del edificio de la Corte federal del distrito este en Nueva York, sede del proceso, que «nunca más el señor Guzmán traerá veneno. Ni veneno ni violencia», dijo ante la nube de periodistas que siguió el proceso.

El exjefe del cartel de Sinaloa fue condenado este miércoles a cadena perpetua más 30 años de prisión en la prisión federal ADX Florence, en el estado de Colorado, que se presume la más segura de todo Estados Unidos.

La sentencia fue emitida por el juez Brian Cogan, quien presidió el juicio que duró tres meses y en el cual se presentaron 56 testigos.

También se le condenó a restituciones por 12 mil 600 millones de dólares, cuyos detalles serán precisados más adelante por la corte.

Entre los delitos por los que fue condenado el narcotraficante de 62 años de edad figuran participación en una empresa criminal, conspiración internacional para producir cocaína así como para importarla y distribuirla, lavado de dinero y uso de armas de fuego.

En su único alegato en las más de 40 sesiones del proceso, Guzmán resaltó que todo mundo vio que le fue negado un juicio justo, en un proceso manchado por actos indebidos del jurado.

El sinaloense que en México escapó en dos ocasiones de centros de alta seguridad, se refería a que varios de los miembros del jurado reconocieron su violación a la orden del juez de no ver la cobertura de medios del proceso, a fin de evitar cualquier influencia.

Luego de que trascendió esa violación en una entrevista de prensa a uno de los jurados, la defensa de Guzmán presentó una moción para invalidar el juicio, lo que fue rechazado por el juez.

Como en otras sesiones, Guzmán quien vestía saco, corbata y mostraba bigote de acuerdo a testigos, solo pudo saludar de lejos a su esposa Emma Coronel con el ademán que se volvió costumbre en las audiencias: llevarse una mano al corazón.

De acuerdo a los reportes de los pocos periodistas que pudieron ingresar a la sala judicial, quien estuvo ausente fue María Consuelo Loera Pérez, madre del narcotraficante, quien fue rechazada para recibir una visa de corte humanitario como era su demanda.

En su única intervención Guzmán reiteró que en la prisión ha recibido un trato inhumano y cruel, en referencia su estancia en la prisión de Manhattan donde ha estado recluido y desde la cual arribó a la media noche de este martes a la corte.

Tampoco, añadió, se investigaron a fondo las violaciones que cometió el jurado de ver y comentar la cobertura de medios del juicio, un evento que alcanzó gran audiencia dentro y fuera de Estados Unidos, lo que motivó al juez Cogan para emitir su prohibición.

De hecho, la sentencia a Guzmán se ha vuelto la principal noticia de última hora en los medios más influyentes en todo el mundo.

Ya en las afueras de la corte, el abogado principal de Guzmán, Jeffrey Lichtman, amplió la intervención de su cliente quien dijo que merecía un juicio justo. «Todos los merecen», y si no se le damos a Guzmán, que pasaría con cualquier otra persona, acotó.

Cuestionó la participación de testigos protegidos, muchos de los cuales tenían sentencias, otros ya las habían cumplido y otros más pronto estarán en Estados Unidos tras recibir su ciudadanía a cambio de su testimonio. «Estarán caminando por nuestras calles», agregó.

Sin esos testigos los fiscales tendrían de todas formas a Guzmán, pero les hubiera costado más trabajo, ironizó el defensor.

Sobre Emma Coronel, la esposa de Guzmán, subrayó que se encontraba totalmente devastada como esposa y como madre de dos de sus hijas.

Las tres lo han podido visitar, pero no abrazarlo. Son niñas que quieren abrazar a su padre y no han podido, aseguró.

El sistema judicial estadunidense es el mejor del mundo, pero no excepcional, añadió.

Por su parte Brian Benczkowski, por la parte acusadora, dijo que la sentencia no permite que haya libertad bajo fianza, por lo que Guzmán «nunca más traerá veneno por nuestra frontera».

Podemos garantizar que pasará cada minuto del resto de su vida en la cárcel en Estados Unidos. «Y el mismo destino le espera a quien quiera tomar su lugar», sentenció.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.