Rocío Flores

OAXACA, Oax. La historia del grabado japonés es única y particular. De acuerdo con la Fundación Japón en México, muchos  artistas, principalmente pintores, utilizaron este medio en la década de los 70  para expandir su rango de expresión en el arte contemporáneo logrando piezas relevantes en el mundo del arte.

A diferencia de Europa, donde los grabadores también hacen escultura o pintura, en Japón, los grabadores se especializaban en esta técnica. Incluso el movimiento artístico Sōsaku-hanga de principios del siglo XX, destacó al artista como el único creador motivado por un deseo de autoexpresión. Los artistas, tallaban y realizaban todo el proceso de impresión por ellos mismos.

Sin embargo, a partir de los años 50, algunos pintores comenzaron a hacer grabados como una variación a su medio de expresión. Al principio fue más experimental, pero el trabajo de estos artistas se fue expandiendo hasta la década de los 70, cuando se dio de manera más libre, según el subdirector de la Fundación Japón en México, Shuhei Yoshimura.

Una muestra de lo anterior se exhibe en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) bajo el título de Variación y Autonomía y busca animar a los espectadores a reconsiderar la historia del grabado japonés contemporáneo.

En lugar de centrarse en los grabadores reconocidos o especialistas, o que se consideran determinantes en la historia de los grabados japoneses contemporáneos, la exposición trata sobre los grabados de pintores que inspiraron las tendencias del arte contemporáneo, proponiendo así un replanteamiento de la historia.

En este espacio museístico, ubicado en el centro de la ciudad, se pueden observar obras de  10 artistas, entre ellos, Masanari Murai, uno de los pioneros del arte abstracto en Japón.

La muestra Variación y Autonomía presenta 42 obras de los artistas Yayoi Kusama, Tomoharu Murakami, Masanari Murai, Toshinobu Onosato, Yasukazu Tabuchi, Natsuyuki Nakanishi, Hitoshi, Nakazato, Naoyoshi Hikosaka, Kosai Hori y Toeko Tatsuno, seleccionadas por Kyoji Takizawa, curador del Museo de Artes Gráficas de la Ciudad de Machida–Tokyo.

Igual que en Oaxaca, en Japón fueron artistas jóvenes quienes ampliaron la gama expresiva del arte a través del grabado. En el estado, el taller de Gráfica se separó coincidentemente en 1974, de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito de Juárez de Oaxaca.

Por ello, ver la muestra de estos peintre graveurs (pintores grabadores) permite una comprensión genuina del grabado contemporáneo en Japón y al mismo tiempo abre la posibilidad de reflexionar sobre el que se realiza en Oaxaca en la actualidad, sugiere el MACO.

La exposición es itinerante, desde su creación en 2006, se ha expuesto en más de 12 ciudades del continente americano, en recintos como el Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina, el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá, la Fundación Texo para el Arte Contemporáneo en Paraguay, entre otros.

Variación y autonomía: Grabados de pintores japoneses contemporáneos permanecerá en el MACO hasta el domingo 15 de septiembre de 2019. Abierto de miércoles a domingo de 10:30 a 20:00 horas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.