Citlalli López 

OAXACA, Oax. Las mujeres de Chicapa de Castro, Juchitán,  son violentadas con costumbres sexistas como la prueba de virginidad en las fiestas de bodas y el rapto de niñas para matrimonio.

Ambas prácticas aparecen en la localidad maquilladas como tradiciones y cultura ancestral.

Lo anterior quedo de manifiesto durante la Guelaguetza 2019, en la presentación del cuadro el rapto y la llevada del baúl expuesto en la edición matutina ante más de 12 mil espectadores en el lugar y miles más que siguieron las transmisión en televisión y redes sociales.

Les traemos parte de nuestras tradiciones y costumbres, esencia cultural de nuestros ancestros anunciaron, previo a la representación de como viven las mujeres estos hechos que lesionan sus derechos.

De acuerdo a lo relatado por la delegación, la mujer es desvestida en una cama de pencas y flores, posteriormente una comitiva verifica el suceso original, efectuado por la pareja y que la doncella mostró su pureza.  El acto es sellado bailado el son de la virginidad.

Un documento elaborado por la Organización Mundial de la Salud, en donde se pronuncia por prohibir las pruebas de virginidad que se realizan de manera médica, señala que la palabra virginidad no es un término médico ni científico sino un concepto cultural y religioso que refleja la discriminación de género contra las mujeres y las niñas.

La expectativa social de que las niñas y las mujeres deben seguir siendo vírgenes, es decir no haber tenido relaciones sexuales se basa en el estereotipo de que la sexualidad femenina debe reducirse al matrimonio. Esta noción es perjudicial para las mujeres y las niñas a nivel mundial.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.