Pedro Vásquez, arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera/Foto: archivo Jorge Luis Plata
Patricia Briseño

OAXACA, Oax., Ante el incremento de los delitos en la entidad, el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos criticó que se esté uno acostumbrando a los constantes crímenes y se saque fácilmente la conclusión o el móvil, diciendo ‘andan en lo mismo, por eso, los matan, son luchas de poder’ y así quedarse tranquilos.

“Qué fácil es decir eso y asunto arreglado”, lamentó.

En la homilía  oficiada en la catedral de La Asunción, el religioso mencionó que se entera por los medios de comunicación de los asesinatos.

“Acabo de leer que mataron en la Costa a la presidenta municipal de San José Estancia Grande, que la mataron con un colaborador de Protección Civil, que en Tehuantepec a otros, que aquí (en la ciudad de Oaxaca) a otros. Puras muertes”, señaló. 

“Cuánto necesitamos la paz, es que todo es muerte, muerte, muerte, muerte, muerte, por dónde quiera”, reflexionó.

Y quiénes matan, dijo. “Tristemente tenemos que decir, que son los que están marcados con el signo de cristianos, los que tenemos que trabajar por la vida, los que seguimos al señor de la vida, que es Jesucristo, sacan sus armas y matan, qué triste es eso”.

Por eso, subrayó que la palabra del Señor necesita ser entendida correctamente, porque si se queda uno en ‘no he venido a traer la paz, sino la división’, entonces no se podrá comprender el saludo del señor resucitado a sus apóstoles, la paz sea con ustedes.

Reconoció a los asistentes  a la celebración «ustedes, asimilan muy bien el mensaje de Jesucristo, lo hacen suyo y lo viven, otros no quieren ese mensaje o tratan de acomodarlo a lo que le convenga. Pero, el mensaje ahí está, el Evangelio ahí está, lo que nos pide el Señor está muy claro. Si lo queremos vivir, entonces habrá mucha paz”, anotó. 

De esta manera, subrayó que la violencia terminará cuando se viva plenamente el Evangelio y se trabaje para cambiar el corazón endurecido, pues solamente así se podrá estar en armonía con Dios.

Pero, resaltó que cuando se hace algo en contra de los mandatos divinos, se pierde la paz y se vive con inquietud, con una angustia y con una carga.

Finalmente,Vázquez Villalobos llamó a cambiar el corazón endurecido y trabajar para lograr la paz personal, la paz familiar y la paz comunitaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.