Foto: ilustración
Citlalli López 

OAXACA, Oax. El Istmo de Tehuantepec está considerada como la zona más peligrosa para las mujeres. La región concentra el 29 por ciento de los 85 asesinatos cometidos en este 2019.

Tan solo durante la semana que transcurre una mujer fue ejecutada en Juchitán de Zaragoza, y otra más en Salina Cruz. En ambos casos fueron ataques armados.

Rogelia González Luis, presidenta de la organización 8 de Marzo en el Istmo de Tehuantepec, señaló que el crecimiento e la violencia contra las mujeres se relaciona con un contexto de inseguridad, impunidad, pobreza, falta de trabajo, crecimiento de grupos delincuenciales que ofertan dinero, trata de personas y paso migratorio.

La activista defensora de los derechos de las mujeres, indicó que, si bien la violencia contra las mujeres es expresada en feminicidios no es una situación nueva en la región del Istmo, ésta se ha exacerbado por el apoderamiento de los grupos delictivos.

Hace dos décadas -recordó- las agresiones eran producto de la violencia familiar, ahora están organizadas por el crimen organizado, quienes tienen en las mujeres blancos de ataque.

“En la zona del Istmo se vive una situación de la delincuencia organizada, muchas veces las mujeres se vinculan, ya sea porque no tienen dinero y son presa fácil de los grupos delincuenciales”.

Los dos últimos hechos, Felipa A.L.  de 42 años de edad, quien fue asesinada en la puerta de su casa en Salina Cruz por disparo de arma de fuego, así como Janeth S.L. de 32 años de edad, quien también fue acribillada por arma de fuego en Juchitán, demuestran como las mujeres son la punta del iceberg con un problema cada vez más grande.

Los crímenes de odio -agregó- se conjugan con el alto índice de impunidad y la vinculación que hay con quienes procuran la justicia y cometen los crímenes, incluso quienes están directamente involucrados.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.