Foto: Cumbre Pueblos

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. México fue el cuarto emisor del dióxido de azufre (SO2) el año pasado, según un informe de la organización ambientalista Greenpeace India divulgado este lunes y basado en datos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Dijo que India encabeza la lista, con una emisión estimada en cuatro mil 586 kilotoneladas (kt), le siguen Rusia (tres mil 683 kt); China (dos mil 578 kt), México (mil 897 kt) e Irán (mil 820 kt).

De acuerdo con el nuevo análisis de Greenpeace, India es el mayor emisor de SO2 en el mundo con más del 15 por ciento y se deben a la quema de carbón.

Apuntó que “en México los yacimientos petrolíferos del Golfo de México se encuentran entre los puntos conflictivos más grandes del mundo. Sus emisiones aumentaron hasta 2016 antes de caer por dos años consecutivos en 2017 y 2018”.

“Los otros puntos conflictivos de emisiones de SO2 en el país se encuentran en la región de refinamiento Reforma, la región de plantas de energía de Petlacalco y la región de refinamiento y de generación de energía cerca de Tula, los cuales contribuyen en la contaminación del aire en áreas cercanas, incluyendo a la Ciudad de México”, puntualizó.

Explicó que las emisiones de dióxido de azufre contribuyen de manera significativa a la contaminación del aire y la mayor fuente de SO2 en la atmósfera es la quema de combustibles fósiles en plantas de energía y otras instalaciones industriales.

Otras fuentes de emisiones de ese gas incluyen procesos como la extracción de metal del mineral; funcionamiento de locomotoras, barcos y otros vehículos que queman combustible con un alto contenido de azufre, junto con fuentes naturales como volcanes.

El estudio de Greenpeace apuntó que los distritos de Singrauli, Neyveli, Talcher, Jharsuguda, Korba, Kutch, Chennai, Ramagundam, Chandrapur y Koradi son los principales puntos críticos de emisión de SO2 en India.

También destacó otros puntos críticos en todo el mundo como el complejo de fundición Norilsk en Rusia, seguido por Kriel en la provincia de Mpumalanga en Sudáfrica y Zagroz en Irán.

En el reporte “Base de datos de puntos críticos de emisiones globales de SO2” Greenpeace India advirtió que son “las instalaciones de generación de energía y las refinerías los puntos de emisión más críticos lo que demuestra la necesidad de estándares de emisión más estrictos para las centrales eléctricas y la industria así como una rápida transición lejos de los combustibles fósiles”.

La organización ambientalista puntualizó que el dióxido de azufre “es un gas que contamina el aire que respiramos y que, una vez en el aire, también puede reaccionar con el agua y otras sustancias para formar compuestos nocivos, como el ácido sulfúrico (H2SO4), ácido sulfuroso (H2SO3) y las partículas de sulfato (SO42-)”.

“El impacto en la salud se deriva tanto de la exposición directa al SO2 como de la exposición a partículas finas (PM2.5) producidas cuando el gas reacciona con otros contaminantes del aire para formar partículas de sulfato”, consideró.

El PM2.5 es el contaminante del aire con el mayor impacto en la salud pública porque es un cóctel de todos los diferentes tipos de contaminación que van desde metales pesados ??hasta contaminantes gaseosos secundarios como sulfatos y nitratos.

Estos contaminantes son tan pequeños que pueden penetrar más profundamente en nuestros órganos y células dañando cada órgano de nuestro cuerpo, causando desde demencia y problemas de fertilidad hasta inteligencia reducida, así como enfermedades cardíacas y pulmonares.

Además, irritación en la nariz, la garganta y vías respiratorias causando tos, respiración con silbido, falta de aliento o sensación de opresión alrededor del pecho.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación del aire causa más de siete mil millones de muertes prematuras.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.