Patricia Briseño

OAXACA, Oax., Unos 20 años llevará el trabajo de rehabilitación de las zonas afectadas por los sismos de septiembre del 2017, donde queda la huella del dolor y daños incuantificables, consideró María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú (FAHH).

A dos años del sismo que impactó en Oaxaca, de magnitud 8.2, con epicentro en Chiapas, Grañen presentó el informe de lo invertido por la asociación filantrópica en los distintos programas para  rehabilitar viviendas, mercados, palacios municipales y edificios históricos principalmente en las regiones del Istmo, Mixteca, y Sierra Norte, además de Estado de México, Guerrero, Morelos y Puebla.

En el informe se explicó que se abrieron dos cuentas bancarias para que, por cada peso recaudado, la Fundación Harp Helú y Citibanamex otorgaron otro peso más, con lo cual se duplicaron los donativos para las zonas afectadas, alcanzando una bolsa de 700 millones de pesos.

Dijo que intervinieron monumentos, templos, antiguos conventos, museos, casas culturales, teatros, pero también apoyaron en la reconstrucción de viviendas que sufrieron daños totales o parciales.

En un acto de transparencia aseguró que de los donativos y lo aportado por parte de la FAHH a la fecha han ejercido unos 96 millones.

Aseguró que también hubo apoyos en materia de infraestructura, a mujeres, artesanos, mobiliario urbano y parques, campos deportivos, en materia de reforestación, rescate de documentos históricos y libros, además del apoyo emergente.

El documento “A dos años de los sismos. Apoyo a las zonas de México afectadas por los sismos de septiembre del 2017” se detalla cada peso ejercido en los dos años por la  Fundación  y los donativos recibidos por quienes se solidarizaron con las personas afectadas

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.