Jaime Guerrero 

OAXACA, Oax. Culminado el primer año de ejercicio legal, la 64 Legislatura deja un sin número de iniciativas en la congeladora, entre ellas, las reformas en materia educativa, entierra la constitucional sobre el aborto y le queda el estigma de ser uno de los Congreso más caros del país.

La actual legislatura también se ha caracterizado también por su fragmentación en la bancada mayoritaria de Morena. La coordinadora, Laura Estrada, quien cede la estafeta para el siguiente año enfrentó en todo momento, el rechazo permanente de nueve diputados entre ellos, Pavel Meléndez, Ángel Domínguez, Hilda Pérez Luis, Griselda Sosa, Othón Cuevas Córdova, Luis Alfonso Silva Romo, entre otros, mientras que el delegado especial y diputado de Morena, Ericel Gómez Nucamendi, caminó con los dos grupos en momentos claves.

El PRI, de Alejandro Avilés Álvarez, es beneficiario de esa fragmentación para aprobar las iniciativas y leyes prioritarias del gobernador, Alejandro Murat Hinojosa.

Los aliados permanentes del PRI son las diputadas del PAN, PVEM, Mujeres Independientes, cuya bancada fue inventada al estar integrada por una diputada electa del PES, Aleyda Serrano Rosado, y del PRD, Elim Antonio Aquino. Otro aliado del PRI es el PES.

El PT camina en alianza con el grupo de Morena que lideró Estrada Mauro.

Por lo pronto, el presidente de la Mesa Directiva, Cesar Morales Niño, aseguró que estadísticamente existe una productividad de resultados legislativos, de aproximadamente 50 por ciento más que la anterior legislatura durante el periodo de funciones similar. 

El petista admitió discrepancias políticas, las cuales han permitido a la actual integración del Congreso colocar en el debate público temas de relevancia social como el matrimonio igualitario, la despenalización del aborto, la protección de las mujeres para evitar la violencia política, la prohibición para utilizar artículos de plástico de un solo uso, la regulación de nuevos fenómenos sociales a través de las redes sociales, conocida como Ley Olimpia.

A diferencia de las anteriores legislaturas, que solo simulaban abordar asuntos de resonancia social, sostuvo que la actual integración de la 64 Legislatura puede juzgarse por sus resultados.

Asimismo, aseguró que en su primer año legislativo no se dieron escándalos de confrontación ciega e irracional entre los y las diputadas, no existieron notas periodísticas que hayan dado cuenta de empujones, jaloneos, sesiones en medio de gas lacrimógeno o con cambios de sede como estrategia dolosa para evitar el debate público, como se caracterizó en la 62 Legislatura.

El Congreso de Oaxaca, uno de los más caros del país, que han gastado en el 2018 y lo que va de este año, con una variación al alza del 133 por ciento, se desconoce el uso y destino de los recursos, según el Informe Legislativo 2019 del Instituto Mexicano de la Competitividad.

El año pasado, el Poder Legislativo terminó ejerciendo mil 21 millones de pesos, de acuerdo a la Cuenta Pública del 2018.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.