Ilustración/Internet
*Flor Goche

CIUDAD DE MÉXICO. Se estima que tres de cada 10 personas en Latinoamérica viven con dolor crónico, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que el alivio de esa condición se debe reconocer como parte integral del derecho a la salud física y mental.

En el Día Mundial del Dolor, que se conmemora este 17 de octubre, Rocío Guillén Núñez, médica algóloga, señaló que vivir con dolor no es opción, por lo que alentó a las personas que lo padecen a buscar apoyo médico: “El dolor es un sufrimiento innecesario, una experiencia desagradable y como tal hay que erradicarlo”.

La doctora adscrita a la Clínica del dolor y Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología, indicó que, aunque en muchas ocasiones no se puede curar la causa que detona el dolor, este se puede controlar en beneficio de la calidad de vida y la funcionalidad de las personas.

En entrevista, detalló que las personas con dolor crónico pueden ver limitada su movilidad, pero también su bienestar emocional y social, ya que suelen experimentar estados de ansiedad, perturbaciones del sueño, síndrome de tristeza profunda o depresión, lo que impacta sus interacciones llegando a ocasionarles aislamiento social o pérdida del empleo.

La también médica anestesióloga explicó que el dolor es un síntoma de protección del organismo frente a un daño, trauma o lesión orgánica, que se vuelve crónico cuando se prolonga por más de tres meses o cuando perdura más allá del tiempo de curación del daño orgánico que lo generó. Y precisó que en este segundo caso ya no se considera un síntoma, sino una enfermedad.

También señaló que existe una enfermedad llamada fibromialgia que afecta principalmente a mujeres, que produce dolor generalizado en músculos y esqueleto; su característica es que afecta el modo en el que el cerebro procesa las señales del dolor debido a que amplifica las sensaciones del mismo.

Existen casos muy raros de dolor psicogénico, que es el que no tiene causa orgánica ni bioquímica, sino que responde a procesos mentales, así como pacientes simuladores que afirman experimentar un dolor que no necesariamente es real.

La especialista en cuidados paliativos refirió que el tratamiento del dolor es farmacológico y dependiendo del caso se apoya de acompañamiento psicológico y terapias físicas y de rehabilitación.

“Así como los medicamentos y las terapias, las medidas de autocuidado, la educación, la concientización del paciente y los cambios en los estilos de vida son fundamentales para tener éxito en el control del dolor de las personas”, abundó.

Rocío Guillén comentó que entre las enfermedades que causan dolor más intenso están los desórdenes musculoesqueléticos, como la lumbalgia, la osteoartritis degenerativa, la migraña, la neuropatía diabética y el cáncer.

Fuente: Notimex

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.