Foto: Internet
Citlalli López 

OAXACA, Oax. Las amenazas y la quema de la casa de Irma Galindo Barrios, ambientalista mixteca, confirman a Oaxaca como uno de los tres lugares más peligrosos de México para el activismo ambiental, la defensa de la tierra y el territorio.

El informe más reciente sobre la Situación de las Personas Defensoras de los Derechos Humanos Ambientales, elaborado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), que abarca del 1 de enero al 31 de diciembre de 2018, identificó 49 casos de ataques a personas defensoras de los derechos de la tierra, el territorio y el medio ambiente.

De éstos, 21 fueron asesinatos de personas defensoras del medio ambiente en diversas partes del país. El mayor número de ataques ocurrió en Puebla, con 8 casos, seguido de Oaxaca y Chihuahua, cada uno con 6 casos de agresiones.

“Oaxaca continúa siendo un estado peligroso para las personas defensoras ambientales, puesto que éstas siguen siendo víctimas de agresiones constantes, sobre todo en el contexto del desarrollo de proyectos energéticos, sin el respeto a los derechos humanos de las comunidades locales”, señala el informe.

Tzinia Carranza, presidenta del Comité Técnico de Cambio Climático, señaló que, debido a la participación activa de las mujeres en la defensa de sus recursos naturales, son quienes se vuelven principal blanco de ataque, tanto de empresas que persiguen intereses económicos como de autoridades que las protegen en busca de beneficios personales.

El informe de la RNDDH señala que, de 2010 a marzo de 2019, 51 defensoras de derechos humanos, entre los que se engloban a 13 periodistas, fueron asesinadas por su labor. La mayoría, 25 crímenes, datan de la gestión de Enrique Peña Nieto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.