La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos rescindirá su plan.

Notimex

WASHINGTON. El servicio de aduanas y protección fronteriza de Estados Unidos, (CBP por sus siglas en inglés), dijo el 5 de diciembre que no seguirá adelante con su plan para exigir que los ciudadanos estadounidenses se sometan a un escaneo biométrico al ingresar o salir del país. 

Actualmente, los ciudadanos tienen derecho a optar por no participar en los escaneos, pero la CBP planeaba hacer que el programa fuera obligatorio para todos los viajeros.

La propuesta se publicó por primera vez durante la primavera de 2018 en la agenda unificada de acciones regulatorias y desreguladoras, un resumen de propuestas que la administración Trump publica cada tres meses. Este proceso de elaboración de normas permite que se reciban comentarios públicos sobre una propuesta antes de que esta pueda convertirse en una nueva regulación. La propuesta de la CBP se volvió a publicar este otoño

Esta tecnología promete acelerar los procesos para los viajeros internacionales a través de los aeropuertos, pero los defensores de la privacidad han expresado su preocupación ante el gran porcentaje de falsos negativos para las mujeres y las personas de color. También hay preocupaciones sobre si hay suficientes controles sobre cómo los organismos gubernamentales pueden utilizar los datos biométricos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.