Rocío Flores

OAXACA, Oax. La Universidad Comunal de Oaxaca fue aprobada constitucionalmente este miércoles por legisladores del Congreso local.

Con 31 votos a favor se aprobó la creación de la Ley Orgánica de dicha Universidad y se instruyó al Ejecutivo del estado realizar las disposiciones necesarias para que este decreto sea una realidad de manera oficial.

La propuesta educativa de la Universidad comunal, que contempla licenciaturas, maestrías y doctorados, existe desde hace aproximadamente 15 años, ha sido desarrollada de manera independiente en distintas localidades de Oaxaca, entre ellas Tlahuitoltepec, en la Sierra Mixe, Huitepec en la región de Valles Centrales y Guelatao en la Sierra Norte de Oaxaca, y ahora es reconocida constitucionalmente.

Rigoberto Vázquez docente de la Universidad Comunal Intercultural del Cempoaltépetl expresó que la aprobación representa un momento histórico y de justicia hacia los pueblos originarios que también tienen derecho a la educación.

“El reconocimiento a un sistema de educación distinto al convencional es un logro y un reto más”, abundó.

Este decreto marca nuevos paradigmas en la educación en México. De acuerdo a Damián Gallardo Martínez docente de la Universidad Comunal Intercultural de Huitepec, los sistemas de educación comunitaria que se están implementando tienen un modelo que surge de las necesidades de las mismas comunidades. No se está en la lógica de llevar la educación al pueblo , sino que son los pueblos haciendo la educación, explicó.

Lo que se busca con esta universidad es revitalizar las formas de pensamiento y de vida comunitaria; el planteamiento es ver la comunalidad no solo como un proceso organizativo, sino también como un modelo ético y político.

Después de dos siglos de haber iniciado la educación superior en Oaxaca, se le da al pueblo la oportunidad de diseñar su propia educación destaca el antropólogo Jaime Martínez Luna, uno de los impulsores de esta iniciativa.

La Universidad Comunal tiene propósitos claros, es vivir la comunalidad ordenando la experiencia común, evitar individualizar el conocimiento y en consecuencia reconocer su construcción colectiva.

Comunalidad es un modo de vivir. Un aspecto central de esta visión, es que se sustenta en la integralidad, es decir, en una visión no fragmentada de la vida.

A diferencia del sistema educativo tradicional, abunda Martínez Luna, esta universidad permite trabajar con la comunidad, en lugar de investigarla; saber que la sabiduría, ese conjunto de conocimientos amplios y profundos que se van adquiriendo con la experiencia o el estudio, no es de nadie, es de todos y que la facultad para actuar con sensatez, prudencia o acierto está también en todos los seres humanos.

“Que nadie sabe más, que todos somos depositarios de la sabiduría. Que, si nos han hecho vivir una vida ajena, ha llegado la hora de vivir la nuestra”, resume.

Por ahora no se contempla abrir edificios para albergar a la institución, pues la propuesta no es parte del imaginario universitario que se conoce, funcionan en espacios que las mismas comunidades destinan para llevar a cabo el proceso educativo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.