Notimex

BERLÍN. Tomar café es una de las actividades que se ha vuelto muy popular en todo el mundo pero, ¿dónde terminan los granos de ese producto después de su elaboración?; esa fue una de las cuestiones que llevaron a un joven alemán a crear nuevos productos como tazas que se pueden usar una y otra vez.

El café reciclado y materias primas renovables dieron origen al “Kaffeeform”, una fórmula diseñada por Julian Lechner, quien recolecta primero las sobras en los cafés locales en Berlín y después las combina con pegamentos naturales y partículas de madera de fuentes sostenibles para producir un líquido que se puede moldear por inyección para crear tazas reutilizables.

La idea surgió después de tres años de experimentar y mantener discusiones con expertos y científicos; en 2015 lanzó la primera taza y un año después una copa para café. Sus productos tienen apariencia de madera marmolada oscura, olor a café, son livianas, lavables y duraderas.

”Como el consumo mundial de café está creciendo constantemente, los granos después de su elaboración estarán disponibles en masa. Utilizamos estos recursos desperdiciados para crear una alternativa sostenible y ecológica”, destacó Lechner.

De acuerdo con su página web, el proyecto “fue ganador del premio de diseño de producto Red Dot 2018 por su impacto social e innovador sistema de recuperación”.

Señala que con su idea “quiere remodelar los hábitos del consumidor. Ofrecer opciones e inspirar a las personas a integrar la sostenibilidad en su vida cotidiana y tomar decisiones conscientes”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.