Notimex

GUADALAJARA. El aumento del ácido úrico en la sangre (hiperuricemia), no se relaciona con aspectos familiares o hereditarios, señaló el subdirector médico en el Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco, Rubén Santoyo Ayala.

“No es hereditaria, por lo tanto no es necesario tener familiares que la presentaron anteriormente para que se desarrolle en una persona”, afirmó el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el estado.

Destacó que por el contrario, esta condición se asocia a malos hábitos o excesos en la ingesta primordialmente de alimentos como la carne roja o muy altos en contenido de proteínas o bien en la ingesta de cerveza.

“Se sabe que la cebada que contiene la cerveza, al ser metabolizada, se convierte en ácido úrico en el organismo”, explicó Santoyo Ayala, quien agregó que de hecho los casos de hiperuricemia son más frecuentes en el varón, con hasta cuatro casos por cada mujer.

El incremento de ácido úrico en la sangre, destacó el especialista del IMSS Jalisco, produce diversos daños a la salud como dolor agudo de articulaciones (primordialmente dedo gordo del pie) y formación de tofos o bolas, lo cual llega a deformar esta región anatómica.

También la hiperuricemia está asociada a mal funcionamiento renal y se estima que hasta un 15 por ciento de quienes la presentan padecerán la formación de cálculos renales.

Aunque dijo es un problema que por lo general se presenta después de los 50 años de edad, los jóvenes deben moderar su consumo de alcohol, debido a que se asocia a este tipo de hábitos nocivos.

Asimismo sugirió optar por el consumo cada vez menor de carnes rojas o bien mesurarlo a una vez por semana máximo y sustituirlo por la ingesta de carnes magras como pollo y pescado.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.