En el Istmo la tierra sigue vibrando

Daños por sismos en Oaxaca/Foto: archivo JLP
Citlalli López

OAXACA, Oax. Alba preparaba la cena de los niños cuando vino la sacudida, luego el apagón, el ruido de las puertas de la alacena chocando unas contra otras, espejos y vidrios estallando, gritos en la oscuridad, desesperación.  “Como pudimos salimos corriendo, pensamos que la casa se iba a caer encima de nosotros”,  expresa.

Dentro había un caos, era como si alguien se hubiera metido en las alacenas y hubiera botado los trastes, la despensa. El refrigerador se movió unos 30 centímetros de su lugar, las cosas dentro de los closets cayeron al igual que los libros, el ventilador que colgaba del techo se desplomo sobre la cama.

El lavabo del baño fue arrancado y tirado, jarrones, adornos, televisión; todo fue derribado tras el movimiento telúrico de 5.3 grados Richter que sorprendió a la región del Istmo de Tehuantepec, la noche del 16 de enero.

La gente continúa muy asustada, la mayoría de las personas han montado campamento afuera de sus casas, ahí tuvieron que pasar la noche debido a que continuaron las réplicas.

Alba vive en Comitancillo, uno de los municipios que sufrieron afectaciones visibles en viviendas, desde las 20:07 horas en que se registró el temblor, la noche del jueves con una profundidad de ocho kilómetros, la tierra no ha dejado de moverse.

De acuerdo con datos de la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca, el 16 de enero se registraron 119 sismos y tan solo en el mediodía del viernes 17 de enero sumaban 53 de distintas intensidades.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.