Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. Los niños que practican deporte de alto rendimiento son más propensos a presentar estrés debido a las exigencias a las que son sometidos y a las constantes calificaciones por sus logros o fracasos, afirmaron especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un estudio realizado por la egresada Claudia Moreno y dirigido por la académica Cecilia Silva, ambas de la Facultad de Psicología, se constató que los factores que inciden en el estrés incluyen estado emocional o autoestima, así como la obligación de familiares para practicar algún deporte.

A esto se suma la competencia entre compañeros, la exigencia de entrenadores cuando ésta va más allá de las habilidades de los niños y situaciones socioeconómicas.

«Practicar un deporte no te lleva al estrés si lo haces por el disfrute o por mantener un buen estado de salud, pero sí se presenta ante situaciones de exigencia o competencia», dijo la especialista en psicología,Claudia Moreno, en entrevista.

Las consecuencias que esta reacción puede provocar en el organismo son irritabilidad, ansiedad, depresión y cansancio, además de falta de motivación y abandono del deporte.

«Son niños que todavía tienen que desarrollar muchas habilidades y que no pueden estar expuestos a las mismas exigencias que un deportista adulto joven», mencionó la universitaria Cecilia Silva.

Para formar deportistas de alto rendimiento, indicó, se tiene que realizar además del entrenamiento técnico y táctico, una preparación psicológica que permita al menor contender de manera saludable a las situaciones a las que está expuesto.



No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.