Foto: Rocío Flores
Rocío Flores

OAXACA, Oax. Hablar del maíz, decir que somos gente de maíz no es solo una linda metáfora. Es un estado de cosas, define el intelectual y activista Gustavo Esteva.

El escritor, activista y fundador de la Universidad de la Tierra en Oaxaca, no da lugar a la duda. Rotundo plantea que nuestra vida está asociada con el maíz y no solo con la cuestión alimentaria, sino que define un modo de vivir y una afirmación de nuestra relación con la tierra. Por eso, junto con productores sostiene que la defensa de la semilla es necesaria y urgente, «es un asunto de vida o muerte».

Después del frijol y el arroz, el maíz ocupa el tercer lugar de consumo en el mundo. Es el cultivo más representativo del país, de acuerdo con productores y promotores ambientales participantes en la jornada denominada Maíz en México: tradición, ciencia ¿y futuro?, que inició ayer en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.

A diferencia de los primeros granos, el maíz destaca por su capacidad para adaptarse a todo tipo de suelos, alturas sobre el nivel del mar, climas y precipitaciones pluviales, destacan Miguel Chávez Santiago y Alejandro Cruz López, Arturo Guerrero, José Luis Bustamante y Arturo Cuevas Cabrera, quienes compartieron también su postura ante la situación y desafíos que enfrenta la producción de los maíces ancestrales en Oaxaca.

Esas semillas, de las cuales existen 64 razas registradas, 36 solo en Oaxaca, están bajo amenaza de ser sustituidas por otras que tienen una capacidad efímera, sentencia Esteva.

El intelectual comparte su preocupación por lo que llama una “una ola suicida de despojo con un impulso patriarcal, capitalista y colonial» que está acabando con todo a su paso.

Explica que una parte central de ese impulso destructivo, es el supuesto de que lo que hacen los humanos es siempre mejor que lo que produce la tierra, que da la vida. Y como ejemplo para explicarlo retoma el caso del maíz.

Gustavo Esteva, escritor, activista y fundador de la Universidad de la Tierra/ Foto: Rocío Flores

“Se plantea que se vale destruir lo vivo y lo que ha nacido de la madre tierra porque van a poner en su lugar algo mejor, semillas producidas en un laboratorio por las corporaciones”.

Esteva destaca que en las semillas nativas hay códigos genéticos que tienen la memoria de millones de años de experiencia, de cambios climáticos.  “Ahí están guardada la sabiduría que permitiría enfrentar esto que tenemos delante de nosotros”, resuelve.

La conferencia inaugural de Maíz en México: tradición, ciencia ¿y futuro? se realizó este jueves en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, institución emblema del recién fallecido pintor y también activista Francisco Toledo, uno de los más férreos defensores del maíz nativo en Oaxaca.

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

Este sábado como parte de la misma jornada se realizará el coloquio Maíces Nativos ante los Transgénicos, en el Centro Cultural San Pablo, de 10 am a 4:30pm, donde se expondrán agro ecosistemas de milpas y los riesgos de las nuevas técnicas de modificación genética.

Milpa y Acción por el Clima, una calenda tradicional desde el Hotel Posada del Marqués -en la calle 20 de noviembre 906- que empezará a las 6 pm – pasando por el Zócalo y hasta la Plaza de Danza.

Más tarde podrán degustar de una comida ancestral que incluye elotes, esquites y tlayudas de maíces nativos de colores. A las 7pm en la Plaza de Danza el Circo~BioLoco, un gran espectáculo visual que expone los peligros de la agricultura industria, y a la par celebra la conexión con la naturaleza.

Los eventos serán el sábado 15 de febrero de 10 am – 8:30 pm en el Centro Histórico de Oaxaca para todo el público y son de gratuitos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.