Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. La medicina preventiva se centra en el diagnóstico de problemas de salud antes de que se manifiestan los síntomas o surjan complicaciones, la prevención mejora la salud y reduce el gasto sanitario.

El objetivo general es reducir las probabilidades de que las personas se enfermen o de que tengan alguna invalidez o de morir prematuramente.

En la prevención de trastornos o enfermedades se señalan tres niveles, los cuales están en función de la fase en que se aplica, es decir, antes de contraer la enfermedad. Estos niveles son el primario, el secundario y el terciario, de acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General.

En la prevención primaria se evita que se desarrolle alguna enfermedad o trastorno determinado, esto se logra a través de la vacunación, el asesoramiento para cambiar los hábitos de conducta que representen un riesgo para la salud.

En la prevención secundaria la enfermedad es detectada y tratada en una fase temprana, incluso antes de que aparezcan los síntomas, lo cual reduce la gravedad de las consecuencias. Algunos tipos son la mamografía, la absorciometría de rayos X de energía dual que se usa para la detección de la osteoporosis, entre otros.

En la prevención terciaria, se trata una enfermedad que ha sido diagnosticada, generalmente crónica con el fin de evitar más complicaciones o un mayor daño, por ejemplo, en el caso de personas con diabetes, se centra básicamente en un control estricto del nivel de azúcar en sangre.

Existen algunos factores de riesgo que no pueden controlar las personas para prevenir enfermedades, como son la edad, el sexo, antecedentes familiares, entre otros.

Sin embargo, también existen factores de riesgo que se pueden cambiar para la prevención de enfermedades que son hábitos de ejercicio habituales, mejorar la dieta a una alimentación saludable, dejar de fumar, tomar alcohol, entre otros.

La prevención de enfermedades también incluye cuatro herramientas principales, la primera es la adopción de un estilo de vida saludable, la segunda es la vacunación, la tercera es la participación en la detección temprana de enfermedades como la hipertensión y el cáncer.

Por último la cuarta herramienta es para las personas de alto riesgo, esta consiste en seguir el tratamiento farmacológico recomendado para evitar el desarrollo o agravamiento de la enfermedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.